El funeral del futbolista Diego Armando Maradona quedará para la historia por multitudinario y conmovedor. Durante el traslado del cuerpo al velatorio se han llegado a producir disturbios que han dejado heridos.

En laSexta Clave han querido recordar otros icónicos funerales celebrados en todas las partes del mundo. El más multitudinario tuvo lugar en la India, en el año 1969, a un político indio, Annadurai. De hecho, aparece en el Libro Guinness de los Records porque a él asistieron 15 millones de personas.

Pero el más multitudinario del siglo XXI se celebró al otro lado del mundo, en Venezuela. Las cifras aquí ya bailan, fue el funeral de Hugo Chávez, y asistieron entre dos y seis millones de personas. Entre ellos estaba el llamado entonces "eje del mal", Raúl Castro, Mahmud Ahmadineyad, Evo Morales y el actor Sean Penn. Mientra,s toda Venezuela estaba tomada por la policia para, decían, garantizar la paz.

Aunque el más cercado por la seguridad fue el de Juan Pablo II. Asistieron 200 mandatarios internacionales y siete millones de fieles. Se extremó la seguridad con 15.000 policías y 1.000 francotiradores. Prácticamente todos los tejados de Roma fueron tomados.

Pero si hubo un funeral mediático ese fue el de Lady Di. Fue en Londres, en septiembre de 1997. La imagen de los hijos de Diana de Gales, el príncipe William y el príncipe Harry siguiendo el féretro de su madre fue icónica. Unos 2.500 millones de personas siguieron por televisión el funeral que se llenó de celebrities y en el que Elton Jhon cantó.

Tampoco podía faltar la música en el del rey del pop. El de Michael Jackon fue casi como un concierto, se sortearon 17.500 entradas para poder asistir y participaron más de un millón personas. El funeral se celebró en el Staples cente, donde juegan los Lakers, y dicen que costo un millón de euros.

Curiosamente tras el asesinato de otro de los grandes músicos no se escuchó nada. Con un minuto de silencio y sin funeral, Nueva York rindió homenaje a John Lennon. Fue en Central Park justo enfrente de su casa, donde fue asesinado. Yoko Ono decidió no hacer nada pero el mundo no podia olvidarle.

El de John John Kennedy despidiendo a su padre asesinado también es uno de los momentos que quedó para la historia. Tenía tres años, le acompañaron 300.000 personas, 90 mandatarios internacionales.

Pero quizá lo más parecido al fenómeno Maradona sucedió en Brasil con Ayrton Senna. Tras la muerte del piloto se le dieron honores de Estado, hubo salvas militares y un gran homenaje-recorrido desde el aeropuerto de Sao Paolo. La caravana que llegó a formar dicen que se extendió casi cien kilómetros y su muerte se tomó como una perdida nacional.

Nunca ha habido uno tan trágico como el del general iraní Soleimani asesinado por Estados Unidos. Se produjo una estampida y murieron 56 personas. El entierro tuvo que posponerse.

Dentro del drama también hay momentos curiosos, como el funeral por el gran Nelson Mandela. Asistía Barack Obama, que saludó allí a Raúl Castro. Pero el protagonista fue el intérprete de lenguaje de signos, que después de estar varias horas actuando para todo el mundo, se descubrió que era un impostor y que no sabía el idioma. En vez de hablar de Mandela, cuentan que habló, sin querer, de pizza o de osos monstruosos.

Y en España, laSexta Clave destaca el de Lola Flores. Fueron 19 horas de capilla ardiente por la que pasaron 50.000 personas.