"Tengo ganas de reír, tengo ganas de llorar y, sobre todo, tengo ganas de vivir porque siempre he sido muy vital". Estas son las últimas palabras que Pau Donés dejó en su última entrevista antes de morir.

Una lección de vida muy importante que recordamos casi un año después de su fallecimiento. "Llorar es una demostración de valentía. No tienes que tener vergüenza de mostrarte cómo tú eres", decía en esta charla con Jordi Évole.

En esta conversación, grabada para el documental 'Eso que tú me das', también narró que le encantaba "bailar salsa", aunque no se le daba demasiado bien, y que la sardana, el baile típico catalán, siempre le pareció algo más aburrida.

El cantante de 'Jarabe de Palo' también confesó en este especial antes de morir que quiso charlar con Jordi Évole porque quería que quedase "un testigo real" de lo que él era realmente.

"No recuerdo haber hecho una entrevista para mostrar cómo somos realmente, para hablar por hablar. Necesitaba poder explicar mis cosas a alguien que me va a escuchar", decía entonces. Unas declaraciones que puedes escuchar en el vídeo inferior:

Asimismo, Donés nos dejó una bonita reflexión sobre el miedo y la necesidad de vivir sin este porque solo sirve para "bloquearnos" y no dejarnos disfrutar de lo que nos rodea.

En su charla con el presentador de laSexta, aseguró que él siempre vivió sin miedo "porque el miedo es algo que te corta la libertad de ser tú mismo".

En este sentido, Évole le preguntó si al ser consciente de que le quedaba poco de vida vivía con más libertad. Algo en lo que el cantante coincidió: "Desde el momento que aceptas que la muerte es algo que va contigo y que no es algo que es malo, sino que es algo que es parte de la vida, yo creo que sí. Vives mucho más tranquilo".

Lo que sí le preocupaba al líder de 'Jarabe de Palo' era "sufrir" porque "el sufrimiento es terrible". Si bien, en el momento en el que grabó la entrevista confesó que si acababa así su "vida sería el tío más feliz del mundo" porque estaba viviendo en su casa en la montaña y junto a su familia.

Para él, lo importante era "disfrutar" de la vida y "no preocuparse por las cosas que en realidad son poco importantes". Para ilustrar esto, puso el ejemplo de "si un día se rompe la nevera, pues ya se comprará otra" o si un mes no se puede hacer frente a un pago, ya se solucionará.

"Ahora me preocupa no sufrir porque el sufrimiento es terrible. Hoy estoy hablando contigo, iremos a pasear, después comeremos, nos echaremos una siestecita. Eso es lo que quiero. Procuro no preocuparme, sino ocuparme en cosas que me gusten", señaló en su charla con Évole:

Pau Donés sí confesó que estaba "enfadado con el cáncer" porque todavía no se quería ir y "prefería vivir un poquito más", pero aceptó que "es una enfermedad que surge, que la genera el cuerpo" y se marchaba en paz consigo mismo y con su "cabeza".

De su experiencia con esta larga enfermedad llegó a sacar la conclusión de que le dio tiempo a vivir "cinco años más" en los que pudo hacer de todo: lanzar "dos discos", "hacer unos discos de la hostia" o tener "un sobrinito", entre otras cosas.

También explicó que se dio cuenta de que se iba a morir meses antes cuando un médico le dijo que la enfermedad ya estaba desarrollada y no se podía continuar operando. "Ese día lo tienes que aceptar y saber que esto acabará así", indicó en el vídeo que se muestra a continuación: