Muchos de los migrantes que llegan a Canarias en patera son menores, y algunos emprenden el complicado viaje solos. Se calcula que hay unos 2.000 menores tutelados por el gobierno autonómico. Andrea Ropero ha charlado con tres de ellos, quienes han expuesto cómo fue difícil el camino que siguieron hasta tocar suelo español, los motivos que les llevaron a dejar atrás a su familia y los sueños que tienen para construir su futuro.

Ayoub Chaibi y Mohamed Salheddin tienen 16 años, son de Marruecos y llegaron en patera a España hace unos cuantos meses. Ayoub recuerda que en el viaje "solo temía a la muerte" y Mohamed explica que vino a este país en busca de una buena vida, de un trabajo, de un colegio y porque "aquí hay respeto".

En el caso de Mamadu Kebé, que es de Malí y tiene 14 años, recuerda con dureza los cuatro días que tardó en llegar hasta aquí en una embarcación con 55 personas más. Todos coinciden en que lo que más echan de menos es a su madre, y a su familia, y hablan de sueños sencillos, como llegar a ser peluquero, cocinero o futbolista.

La reportera también ha conocido a otros migrantes adultos que no han dudado en agradecer la labor de las ONG que los atienden y de los vecinos de Mogán, donde se encuentra ubicado el muelle de Arguineguín. Es el caso de Abdeljalil El Fatemy, de 23 años, que afirma que estos les tratan con "hermandad y afecto" y que también la relación con los vecinos se desarrolla "sin problemas". "Somos los que debemos estar a la altura, ellos han entendido nuestra situación y eso se lo agradezco", cuenta el joven.