La Guardia Civil tiene pocas esperanzas de encontrar el cuerpo de Anna en aguas de Tenerife y es que la bolsa donde supuestamente la metió Tomás Gimeno para lanzarla a la mar estaba rajada y con lastres dentro.

Con estos indicios, la Benemérita cree que el cuerpo de la niña, muy pequeño, pudo haber salido de esa bolsa, algo que complicaría la búsqueda porque el cuerpo ya no estaría lastrado.

Esa bolsa vacía fue encontrada junto al cuerpo de Olivia y probablemente fue rajada por el roce con el ancla con la que el padre lanzó los cuerpos para que se hundieran hasta el fondo del mar. De hecho, los investigadores barajan la tesis de que el cuerpo de la pequeña ni siquiera bajó a la profundidad de 1.000 metros donde fue encontrada su hermana.

La Guardia Civil también se está centrando en la búsqueda del cuerpo de Tomás Gimeno, contra el cual se ha dictado una orden de búsqueda internacional y al que se acusa de tres delitos: dos de homicidio agravado y uno contra la integridad moral.

De hecho, la jueza señala que Gimeno "mató a las niñas de forma premeditada para provocar un dolor inhumano a la madre", un tipo de violencia que recibe el nombre de vicaria.

El portavoz de la familia: "Tomás diseñó un plan cruel"

El portavoz de la familia de las niñas de Tenerife aseguró en Aruser@s que la intención del padre "era tener a Beatriz -la madre- inmersa en el dolor de por vida de no saber y pensar que las niñas estarían con su padre desaparecidas y nunca encontrarlas". "Lo peor en esta vida es no tener respuesta, no saber el cómo, cuándo y dónde", dijo.

"Fue tan retorcido y tan cruel lo que diseñó, que su objetivo era este. Él no pensaba que el trabajo del buque diera con ellas, porque a esa profundidad él imaginaría que era imposible", apuntó.