"Preocupante", así ha definido el secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, el tono empelado por Cayetana Álvarez de Toledo en el Congreso de los Diputados. La portavoz del PP ha llamado "hijo de terrorista" al vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, un calificativo que ha levantado una enorme polvareda. La portavoz 'popular' contestaba así a Iglesias por haberle dicho "marquesa" en varias ocasiones durante su interpelación urgente en el Congreso de los Diputados.

En una entrevista en Al Rojo Vivo, el secretario de Estado de Derechos sociales ha destacado que no estamos en una situación en el que el país necesite "palabras gruesas" de un partido que ha sido de Gobierno. En este sentido ha señalado que a día de hoy "echan de menos" a dirigentes que tuvieron los 'populares' en años anteriores que, aunque mantenían diferencias, tenían un perfil de Estado.

Álvarez ha defendido que el país necesita una oposición que se comprometa en un debate sensato y no una oposición que esté "secuestrada por las tesis de la extrema derecha y cuyo único objetivo sea derribar al Gobierno". Por eso, ha concluido que el PP "no está a la altura": "Ha dejado que su objetivo sea otro y no está entendiendo el momento que atraviesa este país".

También ha reaccionado el portavoz de Unidas Podemos en la Cámara Baja, que ha criticado la estrategia del PP: "Su portavoz agitando el odio con insultos delictivos y mentiras desde la tribuna. Su secretario general sugiriendo la insurrección de la Guardia Civil. La estrategia bolsonarista del PP abrazando las tácticas y el discurso de la ultraderecha es muy peligrosa para la democracia.

 

También se ha pronunciado Íñigo Errejón, el líder de Más País y excompañero de Iglesias ha resaltado que los padres del vicepresidente segundo fueron "luchadores por la libertad" y ha invitado a "los privilegiados" a "aprender a respetar a quienes pusieron el cuerpo por la democracia ayer. Y a respetar la soberanía popular hoy".

 

Mientras que el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, ha tirado de ironía:

 

Por su parte, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha considerado "significativo y muy peligroso" que Álvarez de Toledo haya tachado de terrorista "a quien fue detenido por el franquismo por repartir propaganda contra la dictadura". https://twitter.com/agarzon/status/1265623503681851393