Inés Arrimadas protesta por la presencia de "caras de los candidatos independentistas en los edificios públicos", destacando que el problema no son solo los lazos amarillos o las esteladas de las que habla la Junta Electoral Central.

"Esto es una vergüenza, ya está bien de callar", protesta la portavoz de la Ejecutiva Nacional de Ciudadanos, que piensa que "el Gobierno debería ser el primero en acudir a la Junta Electoral o a la Fiscalía". Sin embargo, opina que el Gobierno "está arrodillado porque les necesita para gobernar".

También dice que "el separatismo es insaciable" y que no por ceder en algunas cuestiones van a empezar a ser leales. "La sensación de abandono que tenemos los catalanes constitucionalistas son increíbles", explica.

Además, cuenta que sus soluciones para evitar que hubiera símbolos independentistas en los edificios públicos pasarían por mandar requerimientos, acudir a la Junta Electoral y a la Fiscalía y nunca pactar con el independentismo.