Rudolf y compañía en realidad podrían ser hembras, según la Ciencia. La razón es que los animales que tiran del trineo de Papá Noel conservan sus astas, que los machos de esta especie pierden en invierno, mientras que las hembras las conservan hasta primavera.

Según confirma el biólogo Craig Roberts, en un artículo para 'Discover Wildlife', tanto los machos como las hembras de reno, cuyo nombre científico es 'Rangifer tarandus', tienen cuernas, algo que los hace únicos entre la familia de los cérvidos.

Estas cuernas, a diferencia de los cuernos de los bóvidos (como las cabras o las ovejas) se caen cada año. Sin embargo, mientras que en el caso de los machos esto ocurre a finales del otoño, después del apareamiento, las hembras las conservan hasta primavera. El motivo es que las usan para defender su alimento, algo fundamental durante el embarazo en invierno.

Es por ello que, si hacemos caso a las representaciones más habituales de los renos de Santa Claus, en las que estos aparecen con astas a pesar de desempeñar su labor a finales de diciembre, todo apunta a que el célebre Rudolf de nariz roja sería en realidad 'Rodolfa'.

Una sorprendente teoría que compartió en diciembre de 2017 la tuitera Cat Reynolds y que vuelve a hacerse viral cada año conforme se aproximan las fiestas navideñas. "¡Del trineo de Santa tira un equipo de mujeres fuertes, poderosas y subestimadas! ¡Ánimo, chicas!", escribió.

 

No obstante, cabe una posibilidad de que los renos de Santa Claus sean machos a pesar de todo: que estén castrados. En este caso, los ciclos de sus cuernas serían similares a los de las hembras y no se caerían en invierno. En este sentido, apunta el citado experto, es habitual que los renos utilizados para tirar de vehículos sean machos castrados, ya que esto los hace más dóciles.

La incógnita sería entonces si Papá Noel decidió castrar a los renos que le ayudan a repartir juguetes entre los niños, o si eligió la que parece la opción menos cruel: que su equipo de renos lo formasen, en realidad, 'renas'.