Ya estamos oficialmente en verano. Sin embargo, España vive un arranque de la temporada estival de lo más atípico en lo que a las temperaturas se refiere, con valores muy por debajo de lo habitual para esta época del año.

Lo cierto es que en estos momentos esta anomalía fría es evidente en los mapas meteorológicos: la Península se encuentra, además, en la zona más marcada de todo el continente por las bajas temperaturas.

Tanto es así que en estos momentos las temperaturas de Moscú, Varsovia o Helsinki son más altas que cualquiera de las que tenemos este martes en nuestro país.

Moscú y San Petersburgo, por ejemplo, registran 34 y 33 grados, respectivamente, mientras que las capitales polaca y finlandesa tienen 32 grados centígrados, al igual que Berlín. Por su parte, la capital de Estonia, Tallín, alcanza los 33 grados centígrados. En otras capitales europeas del Mediterráneo, como Roma y Atenas, los termómetros marcan 31 y 30 grados.

Ello, en un momento en que, en España, solo tres capitales de provincia superan los 30 grados: Palma de Mallorca, con 32,5 grados; Murcia y Málaga, con 31,2.

Pero, ¿hasta cuándo durará esta insólita situación? En principio, el jueves las temperaturas empezarán a subir. De hecho, de cumplirse las previsiones, el fin de semana podríamos experimentar incluso algo más de calor del habitual, aunque aún con incertidumbre.