Son 43 metros cuadrados, un par de plantas, un único dormitorio y un baño. A priori, podría parecer una genial oferta cuando se observa que este adosado, situado en el pueblo de Cassà de la Selva (Girona), se vende por 71.500 euros. Listo para entrar a vivir, aducen en el anuncio. Pero nada más lejos de la realidad.

“Cuenta con puerta de entrada de seguridad, ventanas de madera, carpintería interior de madera, paredes de yeso pintado y solados de plaqueta”, comentan. “El inmueble se encuentra en una zona tranquila, rodeado por viviendas residenciales de similares características”.

Lo que no se detalla es la oscuridad del inmueble, que parece que apenas cuente con ventanas. Tampoco que las paredes estén desengalanadas y totalmente deslucidas. O que cada esquina, a tenor de lo que se observa en las imágenes adjuntas, estén repletas de telarañas y con todos los cables colgando o a la vista.

El portal satírico de Twitter 'El Zulista' lo explica muy bien: “Segunda mano. Buen estado, para rodar snuff movies”, añade sobre otro comentario de un tuitero, que afirmaba haber encontrado el plató de la nueva película de la saga de terror Saw.

 

“Si es que lo tiene todo: te vale para abrir un orfanato victoriano de los horrores y para rodar el remake de La Matanza de Texas”, incide, jocoso.