El nuevo temporal de lluvias y tormentas con carácter torrencial vuelve a dejar la estampa de calles anegadas y bajos inundados. Aviso naranja en Barcelona, Tarrragona y Girona, donde podrían acumularse hasta 70 litros por metro cuadrado en una hora y 150 en 12 horas.

"Nos ha entrado agua, tenemos los almacenes y los garajes inundados", cuenta una afectada.

Lleva lloviendo horas y ya hay varias zonas inundadas. En Cadaqués, Girona, la lluvia ha caído al ritmo de un litro por minuto, un episodio que comenzó este viernes. Hasta 50 litros han caído allí en sólo media hora.

El mercado de Palamós, también en Girona, ha abierto con el suelo cubierto de agua.

En Castell d'Aro, municipio gerundense, hasta 63 litros han caído de manera torrencial y cerca, en La Selva de Mar, hasta 70 litros por metro cuadrado. "El agua ha subido unos 15-20 centímetros de la calle y ha entrado dentro", explica un afectado.

Toda Cataluña está en aviso naranja, excepto Lleida, que está en amarillo. El nuevo temporal arrancó este viernes y se espera que vaya remitiendo.

Donde también ha golpeado con fuerza ha sido en el municipio albaceteño de Ossa de Montiel. Casi 85 litros por metro cuadrado cayeron en menos de una hora, lo que provocó que un arroyo próximo se desbordara y se produjeran momentos de verdadera angustia.

Varias personas tuvieron que ser rescatadas, una de ellas fue Pedro Calvillo, que pasó tres horas en su coche. "Cuando llegué a la calle, vino una tromba de agua y me tiró al otro lado", ha recordado.

Tras las fuertes lluvias, los vecinos se afanan por reparar los daños e intentar, en la medida de lo posible, recuperar la normalidad.