El Ministerio de Sanidad ha dado a conocer por fin este lunes los datos de vacunación de la COVID-19 de las comunidades autónomas, y se confirma que el ritmo de administración de las inyecciones está siendo muy desigual.

Mientras que en comunidades como Canarias o Asturias han completado o se acercan a la mitad recomendada (es conveniente guardar la otra mitad de las dosis recibidas, puesto que la vacuna consta de dos para ser efectiva), otras apenas alcanzan un 2%, y en diez comunidades no llegan ni al 10%.

Así, y según el Ministerio de Sanidad, Extremadura, Madrid, Cantabria, Baleares y Murcia no habían administrado este lunes ni un 4% de las vacunas de Pfizer disponibles, como puedes ver en la tabla siguiente.

En total, según Sanidad se han administrado en España 82.834 dosis de las 718.575 recibidas, esto es, un escaso 11,5%.

Hay que tener en cuenta también que la fecha de actualización de los datos es desigual y algunas, como Baleares, no han notificado al Ministerio desde el 28 de diciembre, mientras que el dato que publicaba el Govern a 3 de enero hablaba de 2.195 vacunas administradas.

Y aquí nos topamos con un problema que ya nos suena: los datos del Ministerio y de las comunidades autónomas no coinciden.

¿A qué se deben estas diferencias?

Los datos publicados por el Ministerio difieren mucho de los recopilados ayer por laSexta entre las diferentes consejerías de sanidad de las comunidades autónomas, también con diferentes fechas de actualización. Lo vemos en el siguiente gráfico: en la barra de dentro, el dato de las vacunas recibidas por las comunidades y que recogió laSexta, y en la barra exterior verde, las entregadas a lunes 4 de enero por el Ministerio.

Estas grandes diferencias se deben a que el Ministerio da el dato actualizado hasta el 4 de enero incluido, pero las comunidades por lo general no han incluido la remesa de vacunas recibidas este mismo lunes. Por ejemplo, Cataluña recibió ayer en torno a 60.000 dosis, lo cual explica la diferencia hasta las 120.545 que apunta el Ministerio.

No pasa lo mismo con las vacunas administradas. Mientras que el dato que da el Ministerio sobre las repartidas a las CCAA es el más actualizado, los que refleja sobre dosis inyectadas es inferior a los indicados por las diferentes consejerías.

Esto se debe a que, al igual que pasa con los datos de transmisión, por lo general las comunidades los comunican con más retraso al Ministerio que el propio dato que facilitan a los medios. De hecho, el departamento de Salud del Gobierno Vasco ha matizado este martes que el dato que refleja Sanidad se trata de las dosis administradas el primer día de vacunación, 27 de diciembre, y que esta disparidad puede estar causada "por una fecha diferente de actualización de la información". Defiende que el dato bueno es el suyo, que indica 6.000 dosis puestas a 4 de enero.

Y claro, este descabalgamiento de actualizaciones provoca que los porcentajes de vacunas administradas disten kilómetros en algunos casos. Lo vemos en el siguiente gráfico.

Desde el Ministerio explican que este recuento acaba de comenzar, justo además en mitad de unas fechas llenas de festivos, y es normal que existan estas diferencias, las cuales se irán reduciendo, aseguran, conforme avanza la semana. Esta tarde se prevé que conozcamos una nueva actualización, apuntan. Pero una vez más se pone de manifiesto la falta de coordinación entre las comunidades y Sanidad, cuyos datos sobre contagios han sido diferentes desde el inicio de la pandemia, y en algunos casos han discrepado con gran distancia.

El por qué del retraso en la vacunación

En cualquier caso, de todos los datos se deduce que existen importantes retrasos en la vacunación. Algunos Gobiernos han achacado este lento ritmo a los festivos y fines de semana que ha habido en estos días de Navidad, así como al problema de logística que sufrió la farmacéutica Pfizer, fabricante de la vacuna, en la segunda e importante remesa de la misma, y que retrasó un día su llegada a nuestro país.

No obstante, los festivos y los problemas del fabricante han sido los mismos, mientras el ritmo de vacunación cambia mucho en las comunidades. Canarias no ha dejado de vacunar ningún día y ha contratado personal, mientras que en otras no se ha administrado la vacuna en los días festivos.

El Consejero de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero, aseguró además que las residencias habían pedido retrasar la vacunación porque algunos residentes estaban fuera por las Navidades. La Comunidad de Madrid es una de las que lleva un ritmo más bajo de vacunación, aunque puede que se revierta en los próximos días, ya que hoy hemos sabido también que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso ha subcontratado la vacunación contra el coronavirus a Cruz Roja por 804.100 euros.