El Gobierno de Ayuso ha subcontratado los servicios de Cruz Roja para "dar apoyo" en la campaña de vacunación contra el coronavirus por un total de 804.098 euros. Lo ha hecho sin llevar a cabo un concurso público, alegando la urgencia que requiere la situación epidemiológica.

Según recoge el documento publicada, la Comunidad de Madrid pagará 136.533 euros el primer mes y 133.512 los cinco meses restantes. En total, serán 804.098 euros los que pagarán por el servicio de 12 profesionales durante medio año.

La orden data del 29 de diciembre, solo dos días después de que las primeras dosis llegaran a España y comenzara la campaña de vacunación. Precisamente, este lunes el consejero de Sanidad abrió la puerta a utilizar "recursos privados" para dar este servicio en Madrid.

"En pandemia uno tiene que utilizar todos los recursos que sean necesarios, ya sean públicos o privados. Lo importante es administrar la vacuna", señaló Enrique Ruiz-Escudero en una entrevista en 'TVE'. En ella también insistió en que el objetivo era obtener "el mayor número de inmunizados". Si bien, la región solo ha administrado el 6% de las dosis entregadas por el Gobierno central.

La mayoría del presupuesto de esta subcontratación irá destinado a los costes del personal, 87.922 euros al mes por el servicio de 12 profesionales sanitarios. El resto se repartirá entre las compras de material sanitario (16.094 euros), el alquiler y mantenimiento de vehículos (13.680 euros) y las compras de uniformes (2.746 euros), entre otros gastos de comunicaciones y equipos informáticos.

El Ejecutivo regional ha concedido este contrato a 'dedo', justificándose la situación epidemiológica en la que nos encontramos. "Por tratarse por tanto de una emergencia de carácter inaplazable, se ha solicitado un único presupuesto para el servicio de apoyo a la vacunación frente a la COVID-19 a la Organización Cruz Roja Española", señalan en la orden.

Cruz Roja aclara su postura

Cruz Roja ha aclarado a través de Twitter que son una organización humanitaria "auxiliar de los poderes públicos", y que actúan con cualquier emergencia sanitaria o social que afecte a la población.

"Nuestra participación en este operativo de vacunación, es un servicio de apoyo a la administración, sin ánimo de lucro, en el que exclusivamente se contempla la cobertura de costes. Y en el que nuestra prioridad es dar apoyo a las personas más vulnerables", ha aclarado la organización en la red social tras afirmar que durante la pandemia ya habían puesto a disposición de otras administraciones todas sus capacidades y recursos.

 

Madrid solo ha suministrado el 6% de las vacunas

La Comunidad de Madrid ha recibido 47.000 dosis en el primer reparto que ha hecho el Gobierno pero solo ha administrado 3.000 de ellas. Esto lo ha hecho solo unos días después de exigir al Ejecutivo central más vacunas.

Una situación de la que tiene la culpa el Gobierno de España y "el ministro a la fuga", Salvador Illa, según la conclusión de la presidenta madrileña. "La vacunación es un problema nacional. La estrategia es un problema nacional y quien tiene que dirigir esto es el Gobierno de España y el ministro a la fuga", ha señalado Isabel Díaz Ayuso al respecto.

Por su parte, el consejero de Sanidad ha achacado el retraso en la administración de la vacuna a que las residencias han solicitado que se paralice este proceso. "Las residencias pidieron que retrasásemos una semana esa vacunación, ya que gran parte de los residentes se encontraban con sus familias y también por las vacaciones del personal", ha argumentado.

Asimismo, ha asegurado que las circunstancias de estas semanas navideñas son "excepcionales", pero igualmente ha solicitado transparencia en los criterios para el reparto de las vacunas.