Nuestras casas tampoco están acostumbradas a este a este hielo ni a este frío que llega con temperaturas que podrían alcanzar los -20ºC en diferentes puntos de España. Por ello, hay que estar pendiente de varios factores relacionados con las tuberías para evitar cualquier percance.

Para evitar que las cañerías se congelen, es necesario abrir los grifos cada cierto tiempo. Si llegasen a congelarse no hay que utilizar agua caliente porque podrían estallar. Lo mejor es aplicar calor seco, como el que proporciona un secador.

Además, si vamos a estar fuera de casa mucho tiempo, es recomendable cerrar la entrada para que no se congelen.

También ha que verificar la puerta del contador, revisar que esté bien cerrada para que no entre frío y protegerla con mantas o periódicos.

Otra recomendación es la de llenar envases, cubos e incluso bañeras de agua por si se produjese algún corte del suministro y garantizarnos así una reserva de agua. Y para estar prevenidos por su hubiese un corte de electricidad, se aconseja evitar usar el ascensor.

Ante el intenso frío que va a hacer estos días, es importante ser conscientes del peligro que entrañan las estufas y los calderos, para evitar un susto.

Por último, es necesario despejar las entradas y salidas de las casas y garajes que tras la nieve han quedado congeladas.