A los hechos les rodean aún muchas incógnitas: quién vertió ese líquido "negro y viscoso" sobre el asiento del autobús, de qué sustancia se trata... Por el momento, se conoce su efecto abrasivo. Los dos jóvenes afectados han tenido que ser intervenidos quirúrgicamente por las quemaduras.

Rosa García, madre de una de las víctimas, relata ante las cámaras de laSexta Noticias la experiencia de su hija. La chica notó el asiento del autobús mojado y se cambió de sitio, pero minutos después comenzó a notar cómo le ardían las nalgas; hasta el punto en que la sustancia llegó a quemar su pantalón.

Lo que escama a los afectados es cómo esa sustancia tan abrasiva pudo permanecer hasta dos días vertida sobre el asiente del vehículo sin tomar medidas para retirarla o evitar su contacto con los pasajeros. "El conductor sabía que había un líquido, lo que yo no sé es cómo salió el autobús al día siguiente", relata la propia Rosa García.

Al día siguiente, otro joven subía al mismo autobús y se sentaba en el mismo asiento. Su madre, Laura García, asegura que su hijo también "notó el asiento mojado, vio que había una sustancia negra y, cuando bajó del autobús, vio que tenía quemaduras".

La empresa Interbus, responsable del vehículo, no ha querido aclarar a laSexta Noticias por qué no se limpió el asiento. Los dos jóvenes, con lesiones importantes, han tenido que ser intervenidos quirúrgicamente en el hospital madrileño de La Paz. Sus madres están indignadas y piden explicaciones: "Sientes mucha indignación porque yo lo primero que hice fue avisar a la compañía".

Por el momento, la Guardia Civil ha abierto una investigación para aclarar qué sustancia puedo causar las quemaduras y quién la vertió sobre el asiento.