Es preocupante. El caso de las niñas tuteladas drogadas y prostituidas en la Comunidad de Madrid no es aislado. Lo que ocurrió en Mallorca encendió todas las alarmas cuando se descubrió que una menor de un centro había sido violada.

Todo ocurrió durante la Nochebuena de 2019: una menor de tan solo 13 años fue agredida sexualmente por otros seis menores. Estaba tutelada en un centro de acogida y fue ella misma quien pidió ayuda a la psicóloga del centro para que la recogiera: "Quiero volver, porfa. Pero estoy metida en un lío. Me han intentado prostituir".

La menor denunció y todo acabó con siete personas detenidas. Los seis menores que la violaron y una chica más, también menor, que fue la que hizo de intermediaria.

Esta denuncia propició una investigación por parte la Fiscalía, que reveló que este caso no era el único. Había otras 16 menores que eran explotadas sexualmente, pero según apuntó la Fiscalía, eran casos aislados y no una red de prostitución. Entre 2018 y 2019 se detuvieron a 17 personas, tres de ellos menores.

En el barrio, los vecinos eran conocedores de la presencia de menores de los centros, pero tuvo que ocurrir una violación para que se investigara. El Consell siempre negó las redes de prostitución infantil y defendieron sus actuaciones despidiendo hasta cinco trabajadores de estos centros por conductas inapropiadas.

El caso de Mallorca no es el único: en la Comunidad Valenciana también han tenido lugar. Algunos de estos abusos producidos hasta 2017 no eran denunciados por los propios centros, porque no se lo exigía así el protocolo. Desde entonces sí.

Ahora mismo en esta comunidad se investigan 175 casos de abusos a menores tutelados por la Generalitat. Son casos que investiga la Fiscalía a raíz de las denuncias de los centros y la Conselleria, que ha cambiado el protocolo para que se investigue cualquier sospecha.