Un niño de tres años ha fallecido este jueves tras precipitarse la víspera desde un noveno piso de un edificio del barrio de Can Calders de Sant Feliu de Llobregat, en Barcelona.

Los hechos ocurrieron en la mañana del miércoles y el pequeño fue trasladado con pronóstico reservado al Hospital Sant Joan de Déu, donde finalmente ha fallecido este jueves debido a las graves lesiones que le causó el impacto, según ha avanzado 'El Periódico' y fuentes conocedoras del caso citadas por la agencia Efe.

El Ayuntamiento de Sant Feliu ha expresado su "más sentido pésame" a los familiares, amigos y personas cercanas al niño y ha convocado para el viernes a las 12:00 horas una concentración y un minuto de silencio en la plaza de la Vila en memoria del niño y como muestra de apoyo a la familia.

"A raíz de la triste noticia, y para acompañar en estos momentos tan dolorosos a la familia de la víctima, se declaran 48 horas de luto oficial en Sant Feliu, que comportarán la suspensión de los actos públicos del viernes y sábado", ha informado el Consistorio en Twitter.