El duro confinamiento permitió a la ciencia evaluar la calidad del aire en las principales ciudades europeas. Entre los principales datos, se observa como el asfalto sin tráfico hizo caer los niveles de dióxido de carbono a la mitad motivo por el cual, la calidad del aire mejoró.

Por ello, se puede al reducirse el tráfico también descendió la contaminación, y con ella, las muertes que produce. Este fenómeno se traduce en 832 muertes menos en 46 grandes ciudades en los meses de confinamiento más estricto (de marzo a julio del 2020).

La calidad del aire en España

En las ciudades españolas, además de tener la oportunidad de ver un cielo más limpio que nunca gracias por la ausencia de tráfico, también se salvaron vidas. Concretamente, 133 en Madrid, Barcelona y Valencia, las tres ciudades españolas evaluadas en el estudio.

"Tanto los niveles de contaminación como los niveles de mortalidad bajaron más en ciudades del sur de Europa, como Milán o Barcelona, porque las restricciones fueron más duras", asegura Marc Guevara, investigador del Barcelona Supercomputing Center.

Muertes causadas por la contaminación

Según un estudio de la Agencia Europea de Medio Ambiente, la mala calidad del aire provoca más de 31.000 muertes anuales en España. Asimismo, otro estudio de las universidades de Harvard y Birmingham asegura que el 11% de las muertes en el territorio español están causadas por la contaminación.

"Por ello debería reducirse de forma notable el número de coches que circulan por las ciudades. Hay que facilitar la movilidad peatonal, la movilidad ciclista y mejorar el transporte públicos, y poner en marcha zonas de bajas emisiones ambiciosas", explica Carmen Duce, coordinadora de Transporte de Ecologistas en Acción.