El chico que murió apuñalado en un parque de Burjassot, Valencia, había quedado con su agresor a través de Instagram. Una agresión que, según testigos, comenzó a través de una discusión en redes sociales y que derivó en una quedada para pelearse.

Lo han explicado a laSexta varios de los testigos que estuvieron en el momento del apuñalamiento y que conocen a las chicas que acompañaban al presunto agresor: "Se pelearon por Instagram. Se cagó uno en los muertos del otro. Le sacó la navaja y le apuñaló. Se pegaron ahí y le pegó dos puñaladas mortales".

El día antes, en el mismo parque, dicen que vieron a alguien con una pistola, aunque no tienen claro que fuera el mismo agresor. "Hizo como que se sacaba una pistola y cuando vio que no era el que estaba buscando la volvió a guardar. No era la misma persona porque el chaval ese tendría 20 año", explican.

También han hablado de las chicas que acompañaban al presunto agresor. Explican en que tiraron el arma homicida en una papelera. "Metieron el pincho y cuando lo metieron se fueron. Cuando vino la policía les dijo mi amigo que habían metido algo aquí. Son chicas conflictivas", dicen. El presunto agresor, de 16 años, y detenido ayer, ha sido puesto hoy a disposición de la Fiscalía de Menores de Valencia, que ha decretado su internamiento.