Los padres de Nadia sólo devolverán 64.000 euros de los más de 400.000 recibidos en donaciones de particulares.

Fueron condenados por estafa por utilizar la enfermedad de su hija para recaudar dinero a través de torneos de tenis, subastas, obras de teatro, números de lotería...

Dijeron que Nadia no llegaría a los diez años

Los padres de Nadia llegaron incluso a asegurar que la pequeña moriría antes de cumplir los diez años.

Para dar todavía más pena, el padre de la pequeña afirmó que estaba enfermo de cáncer y que no se sometía a ningún tratamiento para poder pasar tiempo con su hija. Sin embargo, todo formaba parte de un engaño.

Condenados a cinco y tres años y medio de prisión

La sentencia condenó a Fernando Blanco y Margarita Garau, padres de la pequeña Nadia, a cinco y tres años y medio de prisión por un delito continuado de estafa.

Durante el juicio, Fernando negó que quisiera estafar a nadie y exculpó a su mujer: "Nunca he hecho nada de teatro, ni he hecho cine, ni he sido actor. Sencillamente, era para ayudar a mi hija".

Algunos testigos contaron que se sorprendieron por la actitud de Fernando después de contar en público que tenía cáncer. "Tomaba chupitos de orujo blanco y me pregunté si los podía beber teniendo cáncer", declaró una camarera.

Varios vecinos se extrañaron por el alto nivel de vida que mantenían los padres mientras trataban de recaudar dinero, según decían, para su hija.

Según una nueva sentencia, a la que ha accedido el diario ABC, 65 personas ofrecieron su dinero para supuestamente salvar la vida a Nadia, que sufría una enfermedad rara.