San Sebastián se ha convertido este lunes, casi casi, en Benidorm. Allí han pasado de 26 grados a 34. El Cantábrico vive estos días su particular ola de calor porque en algunos puntos está previsto que las temperaturas suban hasta 10 grados.

En Santander tenían 25 grados este domingo y este lunes se pondrán hasta en 31. Casi como en Galicia, porque aunque no lo parezca, en Santiago las temperaturas dan una tregua de 3 grados. Lo justo para sobrellevar las esperas, pero por si acaso, un hospital de campaña en la Catedral vela por turistas y peregrinos.

Aunque la ola oficialmente se ha acabado, el calor no: en Madrid el termómetro ha bajado sólo un grado, lo justo para coger impulso porque este martes suben al menos dos.