La Policía Municipal de Madrid ha iniciado una investigación tras el hallazgo de varios animales sacrificados y mutilados en el distrito madrileño de Usera.

El caso parte de una denuncia anónima de un ciudadano que encontró cuatro gallos decapitados en la vía pública. Según ha confirmado el cuerpo policial a laSexta, podría tratarse de un rito de iniciación a las bandas juveniles, aunque no se descartan otras hipótesis como ritos de santería.

Son unos hechos que coinciden con los últimos sucesos delictivos relacionados con bandas juveniles en esa zona de la capital: a principios de febrero un joven de 25 años fue asesinado a puñaladas y hace apenas una semana un menor de 17 años fue apuñalado en el pecho.

Según informa ABC, no se trata de un hecho aislado y los hallazgos de animales sacrificados en distritos como Usera, Vallecas y Vicálvaro han sido continuos en los últimos meses.

Por este motivo la Policía Municipal de Madrid ha incrementado la vigilancia de estos distritos, especialmente los fines de semana por la noche, días en los que los miembros de estas bandas juveniles registran más actividad delictiva en las calles.

Además, el Ayuntamiento de la capital ha puesto en marcha un programa de prevención de violencia urbana para llegar a jóvenes antes de que cometan delitos graves y evitar que entren en bandas juveniles. El proyecto tiene como objetivo ofrecerles alternativas de ocio saludable, formación y empleo y darles recursos para que no caigan en riesgo de exclusión.