Los hechos ocurrieron cuando Trancy Brabin, diputada de la Cámara de los Comunes, en Reino Unido, acudió al Parlamento británico con un vestido negro que dejaba uno de sus hombros al descubierto, tal y como publica 'The Guardian'.

Tras la intervención de la diputada, se desató la polémica en redes sociales, con todo cientos de comentarios ofensivos hacia Brabrin, entre los que se encontraban los de un usuario que le preguntaba "si realmente era apropiada la vestimenta para el Parlamento", otro que criticaba que "La Cámara de los Comunes no es un club nocturno" o insultos en los que la llamaban "buscona" o que "parecía volver resacosa de fiesta".

 

Sin embargo, la diputada no se quedó callada tras los insultos y decidió responder a la oleada de críticas en su perfil de Twitter: "Lo siento no tengo tiempo para responder a todos los que han comentando esto, pero puedo afirmar que no soy... una fulana, resacosa, golfa, zorra, alcohólica, ni estoy a punto de dar el pecho, ni me lo he montado encima de un contenedor de basura. Quién iba a pensar que la gente podría ponerse tan sensible por un hombro".

 

Debido a la polémica, el vestido se ha agotado en la página web donde se vendía en cuestión de minutos, tal y como ha anunciado 'Brabin' en su Twitter. Además, la diputada ha decidido poner en subasta la prenda en 'Ebay' que, ha recaudado más de 24.000 euros, según informa la 'BBC'.

Tracy Brabin ha indicado en su cuenta de Twitter que destinará todo el dinero a la ONG británica para la que colabora 'Girlguiding UK', una organización caritativa para niñas de Reino Unido.

"Estoy muy agradecida con todos los que hicieron una oferta y pueden estar seguros de que habrá muchas jóvenes cuyas vidas cambiarán debido a este dinero", ha comentado Brabins mediante un tweet.

 

La ONG, por su parte, le ha agradecido el bonito gesto: "Gracias por donar tu vestido a @Girlguiding para ayudarnos a construir la confianza de las niñas hoy y para ser las líderes del mañana", afirmaban desde su cuenta de Twitter.

Tras la polémica, Tracy Brabin ha denunciado que esto se trata de "otro ejemplo de sexismo diario al que se enfrentan las mujeres", en declaraciones ofrecidas al medio británico 'Good Morning Britain'.