La edad media de los transportistas en España supera los 50 años, con solo un 7% con menos de 25 años. En los próximos años, uno de cada tres va a jubilarse en los próximos cinco años, por lo que sería necesario contar con 15.000 profesionales más.

Juan José Gil, secretario general de Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (FENADISMER), asegura que si la economía crece al 3%, el sector de transporte se ve obligado a crecer hasta un 6%. Con el precio del combustible al alza, los ingresos disminuyen, suponiendo casi la mitad de los costes de explotación.

La profesión exige hacer frente a exige una inversión inicial de 4.000 euros en carné y permisos. Por delante, una vida solitaria en un espacio de apenas tres metros cúbicos y a la competencia de los salarios bajos en el Este de Europa.

Esta escasez de profesionales también hace mella en la construcción, haciendo falta encofradores, albañiles, maquinistas, peones, fontaneros y electricistas, según cuenta Pedro Hojas, secretario general de UGT FICA, a laSexta. La crisis de 2008 supuso un parón en la actividad, pero también en el relevo generacional.

"Bajamos a niveles de producción de un tercio de la actividad antes de la crisis", explica. Ahora, el sector se recicla con la transformación digital y la transición ecológica. El sector asegura que posdría absorber 700.000 trabajadores, pero falta tanto mano de obra cualificada como formadores.

La Confederación Nacional de la Construcción calcula que la rehabilitación de edificios crecerá más de un 10% este año y la obra pública, un 8%.