Cánticos. Pancartas. Camisetas y accesorios morados. Bajo el numerónimo del 8-M, el Día de la Mujer es una de las manifestaciones más numerosas en nuestro país. Así cada 8 de marzo miles de ciudadanos se lanzan a las calles para reclamar la igualdad de derechos entre hombres y mujeres. ¿Por qué se ha escogido esta fecha para la celebración del Día de la Mujer?

El origen del 8-M se encuentra a 5.700 kilómetros de España, en Nueva York. Aunque hay dudas sobre sus inicios, lo que sí que está claro es que están relacionados con las reivindicaciones de unas mejores condiciones laborales por parte de mujeres. Según señala la historiadora Temma Kaplan, uno de los orígenes más popularizados se remonta al 8 de marzo de 1857, cuando cientos de trabajadoras textiles conocidas como ‘garment workers’ de una fábrica de Nueva York se manifestaron buscando la igualdad salarial respecto a sus compañeros hombres así como una mejora de sus condiciones laborales. Estas trabajadoras protestaban por sus bajos salarios, por la jornada laboral de 12 horas y por el aumento de la carga de trabajo. La brutal presión policial de ese día acabó con la vida de 120 trabajadoras. Fueron asesinadas. Así termino la primera manifestación feminista.

Sin embargo, el movimiento feminista había comenzado unos años antes: en 1848, según recoge la ONU. Y lo hizo de la mano de las sufragistas y abolicionistas Elizabeth Cady Stanton y Lucretia Mott. Estas dos mujeres consiguieron reunir a cientos de personas en una convención contra la esclavitud en Nueva York. Era su forma de rebelarse contra la sociedad que prohibía a las mujeres hablar en público en eventos. Ese fue el día en el que nació el movimiento. Las activistas exigieron derechos civiles, sociales, políticos y religiosos para las mujeres. Y lo hicieron en una Declaración de Sentimientos y Resoluciones, asegura la entidad en su web.

¿Por qué el morado es el color del 8-M?

Otras de las fechas señaladas en el origen del 8-M es el sábado 25 de marzo de 1911. Ese día fallecieron 146 mujeres trabajadoras, la mayoría de ellas jóvenes inmigrantes de Europa, a causa de un incendio en la Fábrica Shirtwaist Triangle. Allí fabricaban “shirtwaists” (blusas), como se llamaba entonces a las camisas de mujeres. Apenas un año antes se había organizado una huelga sin éxito en todo el sector textil , incluyendo la fábrica Triangle. Las manifestantes pedían un reconocimiento de los sindicatos y mejores salarios y condiciones de trabajo. Los propietarios de Triangle se negaron a conceder los que pedían las activistas. Es más, restringieron los accesos para evitar robos y desórdenes. Existe la teoría de que el propio jefe de la fábrica provocó el incendio a cusa de las huelga de las trabajadoras.

El incendio en la fábrica Triangle detonó la creación del Sindicato Internacional de Mujeres Trabajadoras Textiles (International Ladies’ Garment Workers’ Union), una entidad que luchó por mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras textiles e introdujo importantes cambios en materia legislativa en las normas de seguridad y salud laboral, según recoge Sindical.cl.

 

Ese trágico incidente estableció el color del movimiento. Según aseguran el humo de ese incendio era de este color. No está claro del todo, pues se recoge que el color morado de las camisetas podría haber sido el motivo de las elección de este tono como representante del movimiento feminista. Según la ONU, el primer Día Nacional de la Mujer se celebró en los Estados Unidos dos años antes de la tragedia: el 28 de febrero de 1909.

¿Cuál fue el origen del 8-M en Europa?

Un año después, en 1910,Europa movió ficha. La II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas de Copenhague aprobó el Día de la Mujer en el mes de marzo, aprobada por unanimidad en una asamblea donde estaban presentes más de 100 mujeres de diferentes países. Clara Zetkin, política implicada en la lucha por la igualdad, fue la portavoz de la propuesta.

La elección definitiva del día de la celebración del 8M tiene origen en Rusia, durante la sublevación de las mujeres contra la guerra. En 1917, tras la caída del Zar, el gobierno provisional concedió el voto femenino el 23 de febrero y Alexandra Kollontai, asistente de la Conferencia, consiguió establecer esa fecha como la fiesta oficial en la Unión Soviética. Según la ONU, que oficializó la fecha en 1975, el 23 de febrero en Rusia correspondía al 8 de marzo en los demás países europeos debido al calendario gregoriano. En España, no fue hasta 1977 cuando tuvo lugar la primera manifestación feminista denunciando la desigualdad de derecho entre sexos así como otras cuestiones sociales: despenalización del aborto, libertad sexual o maternidad.