La vicepresidente de Transición Ecológica cree que la reacción de las eléctricas al plan de choque del Ejecutivo para abaratar el recibo de la luz hay que tomarla con cautela: "Esta primera reacción en caliente hay que tomarla con prudencia". Las eléctricas han amenazado con parar las centrales nucleares tras anunciar el gobierno que recortará en 2.600 millones sus beneficios.

"Yo creo que las medidas que vamos a tomar ofrecen una rentabilidad asegurada. El precio del CO2 está calculado al mismo nivel que cuando se cerró el calendario de cierre de las nucleares", ha explicado Teresa Ribera en una entrevista este martes por la noche en la 'Cadena Ser'.

Ha asegurado que ella misma informó de las medidas que se iban a tomar a las eléctricas, antes de su anuncio, "y me me expresaron que no les gustaban. Pero conocen la realidad del país, entienden que la situación es complicada, no solo en España, sino en otros países".

Sobre si pueden cumplir esa amenaza y cerrar, la ministra es clara: "En el sistema eléctrico hay algo importante que es la garantía del suministro. Esto es lo que hace que la legislación (RED Eléctrica) prevea si es posible o no cerrar cualquier central. Si hay un propietario de una central que quiere cerrarla deberá notificarlo y habrá que ver si es compatible o no con el suministro".

"Es muy probable que dado que se cuenta con una previsión de cierre de las centrales, es muy probable que Red Eléctrica considere que el funcionamiento de las nucleares es necesario. Es muy probable que no sea posible cerrar las nucleares", ha sentenciado.

Según ha dicho, el Consejo de Seguridad Nuclear y Red Eléctrica están pendiente "y sería temerario pensar que estuvieran tomando ese tipo de comportamiento. Pedimos que nos informen si han detectado una cosa extraña". Y emplaza a las eléctricas a que "primero estudien lo que ni siquiera han visto y que sean congruentes con el proyecto de aminoración de CO2 porque está desfasado".

Preguntada sobre esas declaraciones en las que se pedía empatía a las eléctricas, cree que no supo comunicarse correctamente: "En aquel momento era muy importante trasladar un mensaje a la comunidad europea, que seguiríamos haciendo cosas, pero nunca al margen del mercado interior europeo. Insistí en que no podíamos proponer cosas contrarias al derecho europeo. Enumeré una serie de cosas que siento que pasaran desapercibidas".

Ribera no descarta ninguna medida más y en cuanto a la bajada del IVA, "si se sigue manteniendo esta situación excepcional lo mantendremos".