Las eléctricas se oponen rotundamente al anuncio del Gobierno, que pretende reducir el precio de la luz hasta un 22% hasta fin de año mediante un proyecto de Ley tramitado en el Consejo de Ministros de este martes.

En un comunicado conjunto de las principales eléctricas, firmado por Foro Nuclear -una de las patronales que aglutina Naturgy, EDP, Endesa e Iberdrola-, rechazan de pleno el decreto ley y amenazan con parar las centrales nucleares y subir el precio de la luz. Argumentan que el plan de choque del Ejecutivo las hace inviables.

Tras el comunicado, fuentes de la vicepresidencia tercera a laSexta, han considerado que esta es una reacción en caliente de las eléctricas, pues creen que no han tenido aun tiempo de leer con detalle el plan anunciado por el Gobierno. Además, las mismas fuentes avisan de que cualquier decisión que se quiera tomar con cualquier planta debe contar con el criterio del operador del sistema eléctrico.

Desde el Ministerio de Transición Ecológica advierten que el proyecto de Ley se ha tramitado "con todas las garantías" y ha recibido el informe positivo de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, del Consejo de Estado y es "conforme a derecho nacional y europeo". "Además el sistema coincide con un mecanismo que el TJUE ya avaló", añaden fuentes del ministerio.

Nuevo récord histórico tras el anuncio

Pero el precio, este miércoles, volverá a alcanzar su valor más alto jamás registrado tras subir 20 euros de golpe, y concretamente marcará los 172,78 euros MWh de media. Las eléctricas actúan así también como respuesta al anuncio que trasladaba el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una entrevista en 'Televisión Española', en la que explicaba que se confiscarán los beneficios extraordinarios para bajar la luz y el gas.

"Mi compromiso, firme, es que al final de año todos los ciudadanos paguen el mismo recibo de la luz que en 2018, descontado el IPC", reiteraba el jefe del Ejecutivo, explicando que "las empresas energéticas tienen beneficios extraordinarios, que les vienen de la evolución de los precios", y que se van a "detraer esos beneficios y redirigirlos a los consumidores, para topar el alza del gas y reducir el recibo de la luz".

Este plan de choque ha sido detallado este martes por la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera: el Gobierno recortará 2.600 millones de euros a las compañías por los beneficios extraordinarios que reciben por la producción de algunas tecnologías de generación que son ajenas al gas.

La ministra ha tachado de "situación excepcional" y "sin precedentes" la que experimenta el mercado mayorista, con unos precios que no han dejado de alzarse casi jornada tras jornada superando récords históricos. Una situación, aseguran, a la que están decididos a poner fin.

Las eléctricas pueden recurrir el decreto

Ahora bien, como cualquier acto del Gobierno, las eléctricas podrían recurrir el acuerdo del Consejo de Ministros por la vía contencioso-administrativa si consideran que no se ajusta a la ley o vulnera la libertad de mercado.

Esto lo resolvería la Sala de lo Contencioso del Supremo.