"Trabajemos desde la misma bandera". Así ha arrancado Pedro Sánchez un llamamiento a la unidad y a olvidar la crispación política desde la tribuna del Congreso de los Diputados, el día en que previsiblemente se aprobará la sexta y última prórroga del estado de alarma por el coronavirus.

Sánchez ha añadido que todos saben que "la bandera es el símbolo de la nación. La bandera es un rectángulo de tela cosido con 47 millones de hilos, uno por cada español y española", ha señalado el presidente del Gobierno, que ha hecho hincapié en que este símbolo es "de todos, de todas" y que no puede ser utilizado como "arma".

"Nadie tiene derecho a usar la bandera contra otro compatriota", asegura Sánchez, que insta a "no usar el nombre de España en vano"

A su juicio, "nadie está fuera de la bandera y nadie tiene el derecho de usar la bandera contra otro compatriota", ha aseverado asimismo el líder socialista, apuntando que en la Cámara Baja conviven "modelos antagónicos", pero que "todos ellos son España", tras varias semanas marcadas por la tensión y los encontronazos constantes en sede parlamentaria.

"No hay buenos españoles ni malos españoles. No usemos por tanto la bandera como si fuera un arma o como una frontera que separa. No usemos el nombre de España en vano", ha instado el jefe del Ejecutivo, que ha apelado a no usar "para dividir" aquellos símbolos creados "para representar todo lo que nos une, que es mucho más de lo que nos separa".

"Digamos 'no' al veneno del odio, no a la violencia física, no a la violencia verbal, no al insulto y no a la provocación"

Durante esta intervención inicial, Sánchez ha insistido en esta idea de evitar una confrontación política que durante la pandemia ha quedado bien patente en el hemiciclo, con continuos rifirrafes entre el Gobierno y la oposición. En este sentido, el presidente ha hecho también alusión a la tensión que sacude Estados Unidos como consecuencia de la violencia racial, recordando que el significado primigenio de la palabra "virus" es "veneno".

"No queremos verlo cuajar en España, el veneno es el odio", ha aseverado, afirmando que ese es "el veneno más dañino, porque corroe las sociedades y aniquila las comunidades". "Digamos 'no' al veneno del odio, no a la violencia física, no a la violencia verbal, no al insulto y no a la provocación", ha pedido Sánchez a los parlamentarios. "Demostremos que servimos para algo más que para llenar titulares de crispación, de provocación y de insultos", ha reiterado.

A vueltas con el 8M

El 8M ha marcado también parte del debate. Sánchez ha instado a "reconstruir" España y ha reivindicado las reclamaciones feministas, pidiendo "un país sostenible, igualitario, con convivencia y justicia social", en el que haya "igualdad real y efectiva". "Yo lo digo alto y claro: viva el 8 de marzo", ha sentenciado, arrancando aplausos de la bancada socialista y murmullos indignados desde la derecha.

Unas marchas, las del Día de la Mujer, que tanto el PP como Vox han criticado en sus intervenciones. En su réplica, Sánchez les ha recordado que ese día se manifestaron miles de mujeres en todo el mundo y ha ironizado con que "la culpa es de Fernando Simón y de Marlaska".

"El problema no es el feminismo, es la mentira y la provocación. No usen el COVID-19 como excusa porque a ustedes nunca les gustó la igualdad de género", ha señalado el presidente del Gobierno, que ha dicho a Casado que "está desnudo" y que "no ganará nada utilizando este dolor".

"¿Por qué en este país tenemos la calamidad de que la derecha y la ultraderecha relacionen el coronavirus con el feminismo? ¡Qué mala suerte hemos tenido en España!"

El líder del PSOE asimismo ha aseverado que, uniéndose a Abascal, Casado "hace pequeño a su partido y hace grande a la ultraderecha" y ha destacado la "fijación que tienen con el feminismo y el 8M": "¿Por qué relacionan el feminismo con el coronavirus? ¿Por qué en este país tenemos la calamidad de que la derecha y la ultraderecha relacionen el COVID con el feminismo? Qué mala suerte hemos tenido en España".

Dura réplica de la oposición

El mensaje inicial de concordia de Sánchez no ha calado entre la oposición, cuyos líderes han arremetido duramente contra su gestión de la pandemia en sus respectivas intervenciones. Así, el líder popular, Pablo Casado, ha respondido al llamamiento a la unidad del presidente aseverando que "el que reparte cicuta habla hoy de veneno, como el pirómano que alecciona sobre incendios".

Casado acusa a Sánchez de "esconder a los muertos para esconder su incompetencia"

El presidente del PP asimismo ha acusado a Sánchez de "esconder a los muertos para esconder su incompetencia" y le ha tachado de "mago de verbena al que se le ven todos los trucos". "No salimos más fuertes", ha aseverado Casado, afirmando que el Ejecutivo "ha dejado atrás a millones de personas, colas del hambre y morgues colapsadas".

Sobre ese "viva el 8 de marzo" de Sánchez, Casado ha dicho que ha sonado al "grito de rabia de un boxeador". "Su Gobierno el 4 de marzo dijo que no había que cerrar colegios, el 6 de abril que no eran necesarias las mascarillas. Ser feminista no significa poner en peligro la vida de miles de mujeres", ha afirmado.

"Que diga que nos valemos de los muertos cuando ustedes lo hicieron con un perro es patético", ha afirmado asimismo Casado, en alusión al perro Excálibur, sacrificado después de que su dueña se infectara por ébola en 2014.

Abascal: "Creo que el señor Iglesias desea una guerra civil"

No menos combativo se ha mostrado Santiago Abascal, que ha achacado las miles víctimas del coronavirus en España al "sectarismo y negligencia criminal" del Gobierno, al que ha calificado como "la sucursal de unos progres multimillonarios y de unos narcodictadores comunistas", acusándole de enviar "matones" a las manifestaciones convocadas desde la derecha durante el estado de alarma.

El presidente de Vox asimismo se ha hecho eco de la alusión al 8M en el discurso de Sánchez, aseverando que la expresión "viva el 8 de marzo" equivale a decir "viva la enfermedad y viva la muerte", y ha arremetido contra su mención a la bandera: "Nos reprocha que usemos la bandera, pida a sus socios que no la quemen", ha sentenciado.

Además, durante su intervención el líder de extrema derecha ha calificado el Ingreso Mínimo Vital de "limosna" y ha atacado reiteradamente a Pablo Iglesias, acusándole de desear una guerra civil. "Creo que el señor Iglesias desea una guerra civil, pero yo no voy a decir que no se atreve, porque creo que en su vanidad y en su fanatismo es capaz de provocar cualquier drama", ha denunciado.

Sánchez pide a Casado que "vuelva a la política" y rechaza las "provocaciones" de Vox

En su turno de réplica, el presidente del Gobierno ha emplazado a Casado a volver a la política: "Asumo la intensidad de la crítica. Otra cosa es utilizar la tragedia y el dolor con fines partidistas. Vuelva usted a la política, señor Casado. Se acabó el berrinche, asúmalo".

Al líder de Vox, en cambio, le ha contestado que no va a entrar "en ninguna de sus provocaciones". "Su problema no es lo que hacemos, sino lo que representamos: derechos, igualdad, tolerancia, convivencia", ha aseverado.

"Señor Casado, señor Abascal. Señor Abascal, señor Casado, tanto monta, monta tanto", ha dicho Sánchez, a lo que Casado le ha respondido: "Señor Sánchez, señor Otegi, señor Torra, señor Iglesias. Lo mismo da". También Abascal ha replicado en esa línea: "Señor Otegi, señor Sánchez, señor Sánchez, señor Otegi".

ERC critica los pactos del Gobierno con Cs

Por su parte, el portavoz de Esquerra Republicana, Gabriel Rufián, ha secundado al inicio de su intervención la reivindicación del 8M a la que ha aludido Sánchez. "Viva el 8 de marzo y viva la lucha feminista", ha sentenciado, asegurando que "ningún día del orgullo facha lo va a matar".

Rufián pregunta al Ejecutivo "qué quieren ser" tras pactar con Ciudadanos

Así se ha pronunciado antes de interpelar al Gobierno de coalición, que este miércoles cuenta con el apoyo de Ciudadanos para sacar adelante la prórroga, sobre "qué quieren ser". "Si eligen a 10 diputados de la derecha contrarios al diálogo, son y serán una cosa, y si eligen a 13 del republicanismo, del independentismo catalán de izquierdas dispuestos a dialogar, son y serán otra cosa. Todo no puede ser", ha zanjado.

Compromís repite su 'no' y Bildu se abstiene

En similar sentido se ha pronunciado la portavoz de EH Bildu, Mertxe Aizpurua, que ha anunciado la abstención de sus cinco diputados pero también ha lanzado una advertencia al Gobierno: "Sánchez debe elegir frente a las tentaciones de quienes se rasgan las vestiduras cuando se decide proteger y aumentar los derechos de los trabajadores", ha indicado, asegurando que "o apuesta por la mayoría social y sus derechos o su Gobierno tendrá un camino muy corto".

Por su parte, Joan Baldoví se ha reafirmado en el 'no' de Compromís, tras votar también en contra de la anterior prórroga. "Votamos 'no' porque nos obligan, porque no aceptan las propuestas de los valencianos", ha aseverado el diputado. "Sería fácil abstenerme. Lo difícil es el 'no', pero no podría levantar la cara ante los valencianos", ha dicho.

Cs: un 'sí' por "responsabilidad"

Desde Ciudadanos, Edmundo Bal ha defendido el acuerdo alcanzado entre su partido y el Gobierno para apoyar la prórroga del estado de alarma, asegurando que la formación naranja actúa "con responsabilidad", aunque -según ha manifestado- el Ejecutivo se lo ponga "muy difícil". "No nos gusta usted nada, sus socios de coalición, sus socios que sostienen el Gobierno -le ha dicho Sánchez-, pero somos el centro moderado y tomamos esta decisión solo pensando en el bienestar de los españoles".

Precisamente, este pacto con la formación naranja inquietaba el martes al PNV, que no obstante votará a favor de esta última prórroga, según ha confirmado su portavoz, Aitor Esteban, que ha celebrado que las autonomías recuperen las competencias pero ha pedido al Gobierno que "reflexione" sobre la movilidad entre territorios limítrofes en la fase 3 de la desescalada.

"Es verdad que no somos socios, ya siento que no le guste nada mi Gobierno. Aunque ya podrían aprender otros que eso no tiene nada que ver con apoyar una medida para salvar vidas. Le reconozco esa dosis de responsabilidad", ha contestado Sánchez a Bal.

La respuesta del PSOE a Casado

Por su parte, la portavoz del PSOE, Adriana Lastra, ha centrado su discurso, una vez más, en el líder del PP: "Señor Casado, el Estado no es suyo. Los gobiernos los eligen los ciudadanos. Ya está bien. Está atizando un fuego que no podrá controlar".

"Usted tiene miedo a que Vox le quite los votos", ha aseverado la diputada socialista, que también ha hecho referencia al 8M y ha asegurado que el Gobierno que va a defender a las mujeres.