El diputado de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha vuelto a abandonar la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica como ya hiciera la semana pasada. Si hace seis días fue por el pacto entre Gobierno y Bildu para derogar la reforma laboral, esta vez ha sido por unas palabras del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias.

Iglesias contestaba a una pregunta del PP sobre si estaba dispuesto a dialogar con el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, cuando ha señalado que él está dispuesto a hablar con todo el mundo: "Se puede imaginar la opinión que tengo yo del señor Espinosa de los Monteros o del señor Abascal, pero les han votado muchos millones de españoles, y aunque a veces parezca que más quieren dar un golpe de estado que proteger la democracia española, estoy dispuesto a dialogar con cualquiera".

"Espectáculo propio de un marxista"

Tras escuchar la argumentación, el diputado de Vox ha tomado la palabra para quejarse al presidente de la comisión, Patxi López, por la manifestación de Iglesias, que ha considerado "absolutamente intolerable" y ha defendido que falta a la verdad y es "tremendamente ofensiva".

Espinosa de los Monteros ha exigido una rectificación y, preguntado por López por si quería retirar sus palabras, Iglesias, lejos de rectificar, ha precisado que cree que "les gustaría dar un golpe de estado pero que no se atreven porque eso, además de desearlo y de pedirlo, hay que atreverse".

Ante la falta de rectificación, Espinosa de los Monteros se ha levantado y se ha marchado. Pero mientras recogía, se le ha podido oír decir que se estaba produciendo un espectáculo lamentable, propio de un marxista", refiriéndose a Iglesias, "que no conoce lo que es el consenso". El desencuentro ha concluido con un "cierre al salir" que le ha dirigido Iglesias a Espinosa de los Monteros mientras se alejaba.

Horas después, Espinosa de los Monteros ha afirmado que "los que no están capacitados para gobernar ni una comunidad de vecinos difícilmente pueden gobernar España" y ha indicado que "de esa frustración surge la necesidad constante de generar fuegos de artificio para distraer la atención".

 

El líder de Vox, Santiago Abascal, se ha referido al episodio en la comisión del Congreso y ha asegurado en sus redes sociales que lo que quieren desde su partido es "el Estado de Derecho" y que Iglesias lo "teme" porque "sabe que si impera la justicia acabará en la cárcel".

 

Hasta ese momento, el tono empleado por los portavoces de los distintos partidos en la Comisión había sido templado y sin estridencias después de una jornada de fuertes enfrentamientos en la sesión de control al Gobierno y en las interpelaciones urgentes anteriores. Incluso el propio Iglesias lo habría agradecido: "Hoy si podemos presumir aquí de estar teniendo un debate parlamentario a la altura de la democracia consolidada que responde a una lección sobre lo que vimos ayer".

Patxi López se disculpa

En la reanudación de la sesión tras el receso al mediodía, el presidente de la Comisión, Patxi López, se ha disculpado por no "estar a la altura" de lo que es y de lo que significa la comisión.

López ha señalado que ha habido "comportamientos innecesarios" y que no es lo que se espera y esperan de los integrantes de la mesa por lo que ha invitado "a repensar para qué y para quién estamos aquí".

En esta línea, ha destacado que deben demostrar que "la política sirve para mejorar la vida de la gente". También ha celebrado que Espinosa de los Monteros haya vuelto a la Comisión.

Un gesto que ha sido agradecido por el portavoz de Vox, que ha dicho le parece "honroso" y se ha mostrado "seguro" de que el Iglesias "presentará las disculpas y retirará la imputación del delito".