Javier Ortega Smith, secretario general de Vox, ha protagonizado unas polémicas declaraciones al hilo de la exhumación de Franco y las declaraciones de Díaz Ayuso sobre la quema de iglesias en el año 1936.

En una entrevista en TVE, Ortega Smith ha destacado lo poco que se habla de la "preguerra civil" y ha asegurado que "hubo crímenes en los dos bandos".

"Sabe usted de las torturas de las checas de Madrid, sabe cómo se ha mentido en la historia, hablando de algunas que se llamaban las Trece Rosas y resulta que lo que hacían era torturar, violar y asesinar vilmente. Cometieron crímenes brutales", dice Ortega Smith, en una nueva lectura de la historia de las 'Trece Rosas'.

Durante la preguerra civil "se quemaban iglesias y se violaban a las monjas", ha señalado

El secretario general de Vox insiste en que durante la preguerra civil "se quemaban iglesias y se violaban a las monjas" y critica que el PSOE "busca cambiar la historia y desviar la atención".

Preguntado sobre si Vox condena la dictadura franquista, Ortega Smith aseguró que "como partido político no tenemos opinión sobre la historia de España". No obstante, sostiene que a él, personalmente, "hubo cosas del régimen de Franco que le parece que estuvieron bien", entre ellas, destaca la Seguridad Social y las redes hidráulicas. Sin embargo, "el sistema de libertad y democracia evidentemente no".

En relación a la Ley de Memoria Histórica, el diputado de Vox apunta que en su formación se oponen a "la mal llamada Memoria Histórica porque es una amnesia", ya que "se quiere escribir una forma de entender la historia".

¿Quiénes fueron las 'Trece Rosas'?

Las 'Trece Rosas' fueron trece mujeres ejecutadas por el franquismo el 5 de agosto de 1939 frente a las tapias del Cementerio de la Almudena de Madrid. Este año se han cumplido 80 años de ese fusilamiento, un crimen que desde la UGT Madrid y varios colectivos piden no caiga en el olvido.

Habían sido arrestadas entre mayo y junio de 1939, acusadas de pertenecer a las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU). Las jóvenes, de entre 18 y 29 años, eran compañeras en la cárcel de Las Ventas, donde estaban arrestadas por "adhesión a la rebelión".

El 29 de julio, el comandante de la Guardia Civil Isaac Gabaldón fue asesinado junto a su hija y su chófer. El crimen fue atribuido a militantes de las JSU y a una supuesta red comunista, entre ellos las trece acusadas.

Cinco días más tarde, el Tribunal de las Salesas hacía pública su sentencia contra ellas: pena de muerte para todas. Fue una condena injusta, pues las jóvenes se encontraban ya en prisión cuando sucedió el asesinato del comandante, lo que las hacía inocentes.

No obstante, en la noche del 4 al 5 de agosto, las 'Trece Rosas' fueron conducidas hasta el Cementerio del Este, actual Cementerio de la Almudena, para ser fusiladas.