Los precios de la energía y las medidas para frenar sus subidas han causado nuevas tensiones en el Gobierno de coalición.

La ministra de Derechos Sociales y Agenda 2030, Ione Belarra, ha propuesto topar el precio del gas en torno a 30 euros, lo que supondría, según sus declaraciones, que el precio máximo en el mercado estuviera entre los 100 y 110 euros.

Una propuesta que, para Nadia Calviño, no es "seria". La vicepresidenta de Asuntos Económicos ha dicho en una entrevista en 'Hora 25' que le "sorprende que alguien pueda hablar públicamente de cifras porque es una cuestión técnica muy compleja". "No es una cuestión política, son cuestiones complejas como para decir que me gustaría tal número. Me puede gustar más o menos, pero hay que hacer un trabajo serio", ha señalado al respecto.

Por el momento, dice, están "trabajando" en la cuantía que se puede topar para enviar una propuesta "lo antes posible". "Es una de las prioridades en las que estamos trabajando. Hemos hecho un trabajo muy serio que merece la aprobación", ha indicado.

Preguntada por si se va a separar el precio del gas, ha indicado que el Ejecutivo trabaja "en distintas opciones" y "el objetivo es topar el precio en el mercado mayorista y lograr desacoplarlo de la evolución de los mercados internacionales del gas".

El pasado viernes, Pedro Sánchez consiguió que la Unión Europea diera el visto bueno a una excepción ibérica que considere a España y Portugal una "isla energética" para que puedan tomar medidas excepcionales que limiten el precio de la energía al desvincular el coste del gas, que está disparado, del de la luz en general.