El Partido Popular de Martínez-Almeida no ha tardado en dar a conocer las primeras medidas que plantea llevar a cabo para revertir los cuatro años de gestión de Manuela Carmena al frente del Ayuntamiento de Madrid. Y ello pasa, principalmente, por frenar y eliminar la apuesta estrella de la que hasta ahora era alcaldesa: Madrid Central.

"A partir del 1 de julio habrá una moratoria en las multas por Madrid Central. Estamos trabajando en un modelo de alternativas para Madrid". Así lo ha anunciado la concejal y portavoz del equipo de Gobierno de Martínez-Almeida, Inmaculada Sanz. Esto quiere decir que se desactivarán las restricciones al tráfico en la zona centro de la ciudad y se suspenderán las multas a partir del 1 de julio.

 

La razón, según ha explicado el nuevo alcalde de Madrid en la primera rueda de prensa como regidor de la ciudad tras haber llegado a un acuerdo con Ciudadanos y con Vox para la formación de Gobierno, es que el planteamiento de Madrid Central, tal y como había ideado el anterior equipo de Gobierno -en este caso Ahora Madrid-, ha sido un "fracaso".

"Todos compartimos que Madrid Central ha sido un fracaso. No ha ayudado a mejorar la calidad del aire y no es el modelo adecuado de movilidad sostenible en Madrid", ha afirmado Martínez-Almeida, que ya había hecho horas antes una declaración de intenciones en Televisión Española: Nadie niega que tengamos un problema de calidad del aire en Madrid. "Tenemos que dar alternativas de movilidad a los madrileños, no prohibiciones y restricciones".

 

El PP de Madrid ha expuesto así su deseo de ponerse en marcha cuanto antes para la reversión de Madrid Central, una medida que había pactado previamente con Vox. No obstante, quizá Martínez-Almeida no lo tenga tan fácil, después, especialemnte, de las declaraciones que ha ofrecido Begoña Villacís en una entrevista concedida al diario El Mundo. "Para nosotros no sería buena política simplemente revertirlo todo", ha apuntado la vicealcaldesa de Madrid.