El Ayuntamiento de Madrid planea construir la noria más alta de Europa, de 140 metros, en Madrid Río después de que el consistorio valenciano rechazara instalarla en el entorno de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Así lo ha adelantado 'El Confidencial', indicando que se hará de la mano de los promotores que participaron en el 'London Eye', de cinco metros menos que la nueva obra.

La justificación que hace Begoña Villacís del proyecto no ha pasado desapercibida. La vicealcaldesa de la capital ha asegurado que Madrid construirá la noria que "el populismo expulsó" de Valencia, en alusión al mismo proyecto desechado por la administración del alcalde Joan Ribó en la ciudad mediterránea.

'Nos reunimos con los promotores del proyecto que desechó Ribó para buscar localizaciones para esta nueva atracción turística y cultural. Madrid es el refugio de lo que el populismo expulsa'

Villacís ha expresado su apoyo al proyecto a través de un tuit que no ha tardado en viralizarse: "Trabajaremos para que Madrid tenga la noria más grande de Europa. Nos reunimos con los promotores del proyecto que desechó Ribó para buscar localizaciones para esta nueva atracción turística y cultural. Madrid es el refugio de lo que el populismo expulsa".

 

Así las cosas, la idea de la vicealcaldesa de Madrid parece clara: norias para combatir el populismo. Es la curiosa receta de Villacís para acabar con los populismos y, de paso, lanzar un dardo a la gestión del consistorio valenciano, que el pasado mes de febrero descartó la construcción de esta mega-noria en la ciudad del Turia alegando "falta de compromiso" e "indeterminación" por parte de las autoridades.

A su vez, el conseller Marzà (Compromís) ha salido al paso de las declaraciones de Villacís con una respuesta también a través de Twitter: "Hola Begoña, creo que te has quedado corta en tu lucha contra el PoPulismo (sic), todavía puedes prometer: Circuito urbano de Fórmula 1; la visita del Papa; Ciudad de la Luz. No olvides decir siempre: 'No costará ni un euro a los madrileños'".

 

¿Una noria de 140 metros en Madrid Río?

Begoña Villacís y Mariano Fuentes, delegado del área de Urbanismo, se reunieron con los promotores por primera vez el 1 de marzo para recuperar el proyecto rechazado por la Comunidad Valenciana.

Así, el Ayuntamiento de Martínez-Almeida se ha comprometido a presentar en un encuentro dentro de 20 días las distintas localizaciones que baraja, ya que los técnicos de Urbanismo deben cerciorarse de que situarla en Madrid Río no dañará las estructuras subterráneas que yacen en el lugar.

Para la construcción de la noria, que tendría una altura 35 metros inferior a la de la Sagrada Familia y casi alcanzaría la mitad de la altura de la Torre Eiffel, se necesita una parcela de 3.000 metros cuadrados, a los que el consistorio quiere sumar 4.000 más para situar posibles zonas de ocio a su al rededor.

El objetivo de la nueva atracción es trasladar el interés turístico de la capital a otros puntos de la ciudad. Por el momento, el gobierno de PP y Ciudadanos rehusa de hablar de cifras, aunque el coste de la atracción podría ascender a los 125 millones de euros y se crearían unos 3.000 puestos de trabajo de forma indirecta.