El Ejecutivo ya está estudiando un plan educativo para que todos los estudiantes vuelvan en plenas condiciones de seguridad a las clases presenciales en el curso 2020-2021 tras la pandemia de coronavirus.

En este sentido, la ministra de Educación ha señalado en una entrevista en '20 minutos' que en caso de no haber encontrado una vacuna, es probable que los centros tengan que funcionar a la mitad de su capacidad el próximo curso.

"Hasta que no tengamos un remedio o una vacuna la única herramienta para combatir al virus es el confinamiento. No podemos poner en riesgo todo lo avanzado(...) Si no hay un remedio, los centros tendrán que estar a la mitad de su capacidad. Esto obliga a que una parte de alumnos esté trabajando presencialmente y otra parte, telemáticamente", ha señalado Isabel Celaá.

"Esto obliga a que una parte de los alumnos trabaje presencialmente y otra, telemáticamente"

El hecho de que parte del alumnado tuviera que estudiar de manera telemática podría provocar un aumento en la brecha digital, algo que el Ejecutivo tiene previsto abordar. "Hay un porcentaje del alumnado, no tan alto como piensan algunos, sin recurso digital. Estamos identificándolos para proveerles de recursos", ha destacado la titular de Educación.

Los estudiantes, según anunció Pedro Sánchez, no regresarán a las aulas hasta el próximo inicio del próximo curso. Si bien, en la fase 2 del plan de desescalada se podrán llevar a cabo actividades de refuerzo para los estudiantes que han visto interrumpido el curso debido a la pandemia y al estado de alarma. Además, desde el Ministerio añaden que en esta fase podrán ir hasta 15 alumnos por clase, de manera voluntaria.

Además, con carácter voluntario para los alumnos, los cursos terminales (4º de ESO, 2º de Bachillerato, 2º de FP de grado Medio y Superior y último año de Enseñanzas de régimen especial) comenzarán con grupos de no más de 15 estudiante. Se permitirá también la apertura de los centros de Educación Especial, y la asistencia de los alumnos tendrá carácter voluntario.