Una "casualidad política no menor". Así se ha referido Alberto Núñez Feijóo al hecho de que se conozca ahora que los teléfonos de Pedro Sánchez y Margarita Robles pudieron ser espiados con Pegasus, en "pleno debate" sobre el presunto espionaje a líderes independentistas.

El nuevo líder del PP se ha pronunciado así este lunes, en declaraciones a los medios de comunicación en el Día de la Comunidad de Madrid, después de que el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, anunciara previamente que el teléfono del presidente y el de la ministra de Defensa fueron infectados con el citado software el año pasado.

Al respecto, Feijóo ha señalado que llevan 15 días "hablando de espionaje" y ha admitido que en el PP les ha "sorprendido" que el Gobierno interrumpiera este lunes su agenda para explicar que Sánchez y Robles también han podido ser "víctimas de escuchas con el programa Pegasus". "Es la primera explicación que el Gobierno nos da después de 15 días en los que se esté debatiendo y comentando este asunto", ha incidido, señalando, no obstante, que el Ejecutivo cuenta con el apoyo "inequívoco" de los 'populares' para "preservar la seguridad del Estado y de todas las instituciones".

No obstante, Feijóo ha dejado claro que no cuenta con su respaldo para que los políticos en contra "de la unidad del Estado" participen en los "secretos del Estado", en alusión a la entrada de las formaciones independentistas en la Comisión de Secreteos Oficiales del Congreso, constituida la semana pasada.

El presidente del PP asimismo ha defendido extremar "la seguridad de las instituciones del Estado" porque les "sorprende negativamente" que "hoy" se enteren de que en 2021 fueron espiados Sánchez y Robles. "Probablemente sea una casualidad, pero lo cierto es que en pleno debate con los independentistas y en pleno debate con la estabilidad del Gobierno, que nos enteremos hoy que la ministra de Defensa y el presidente también han sido objeto de este presunto espionaje no deja de ser una casualidad política no menor", ha aseverado.

Feijóo, que fue informado por el Gobierno antes de dar a conocer esta noticia ante los medios, se ha mostrado favorable a que se investigue su propio móvil ha podido ser hackeado: "Si quieren o no investigar mi teléfono, yo se lo agradezco tener información sobre si también he sido objeto de pinchazo en el teléfono. Parece razonable que todas las autoridades del Estado la podamos tener. Sería muy bueno", ha manifestado.

Lastra acusa a Feijóo de "frivolizar"

Por su parte, la vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, ha afeado a Feijóo sus palabras y le ha acusado de "sembrar dudas" y "frivolizar" sobre el espionaje a los teléfonos de Sánchez y Robles.

Para Lastra, las declaraciones del líder 'popular' demuestran "muy poco sentido de Estado", en un momento en el que se exigía "un posicionamiento claro de los políticos". "Sus palabras son una irresponsabilidad y una frivolidad mayor", ha aseverado, durante una comparecencia en la que también ha lamentado que Feijóo utilice un "hecho de esta gravedad" para "atacar al Gobierno".

Feijóo no ha sido la única figura del principal partido de la oposición que este lunes ha hablado de "casualidad" tras conocerse la noticia del presunto espionaje a miembros del Ejecutivo. También la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, ha afirmado al respecto que "no existen las casualidades". "Se sabía desde hace un año y justo cuando iba a empezar la festividad del 2 de mayo se ha dado a conocer", ha deslizado.

Más allá ha ido el líder de Vox, Santiago Abascal, que ha acusado al jefe del Ejecutivo de "narcisismo" a través de Twitter, donde ha acusado a Sánchez de hacer "gala de su incompetencia y de nuestra vulnerabilidad ante el resto del mundo":