Ante las nuevas pruebas sobre la financiación ilegal durante su mandato, Aguirre no cambia el discurso: "No me consta ni me constaba ningún tipo de financiación ilegal, no me ocupé porque lo hacían otros".

Como había otras personas ocupadas en el asunto, ella no se enteraba, por eso lo negaba con esta vehemencia en el verano de 2015: "He quedado alucinada de que un juez diga que hay financiación ilegal del PP de Madrid".

Esperanza alucinaba con la investigación judicial y negaba por activa y por pasiva la financiación irregular. Pero cuando la Guardia Civil registró la sede del PP en febrero de 2016 su discurso dio un giro hacia el "no me consta".

Y como seguía sin constarle cuando, unos días después, fue imputado el exgerente del PP de Madrid, dimitió pero dejando claro por qué: "Asumo mi responsabilidad política 'in eligendo' e 'in vigilando'".

Porque, por si nos había quedado alguna duda, nos lo repetía. Una idea en la que seguía insistiendo hace solo dos meses.