Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, en Cataluña, con un objetivo: "Protegerla de los separatistas y los separadores". También, con un mensaje: que los independentistas abandonen la polémica de los lazos. "Se llama dejarte de lazos y ponerte en el suelo, donde están los problemas".

Reproche socialista, les exigen que gobiernen. "No les gusta gobernar, su reino no es de este mundo, les van a criticar y les dicen que son el pueblo, no pasaba desde Luis XVI", ha dicho Miquel Iceta, primer secretario del PSC.

En la misma línea, Ada Colau, alcaldesa de Barcelona: "Una Generalitat que está absolutamente paralizada, que acaba salvando a corruptos que salen por la puerta de detrás a diferencia de gente común que está dentro y que no tiene los beneficios que tienen otros que se llaman Pujol".

Aunque ya no lucen en la fachada del palacio de la Generalitat, los lazos siguen colgados en balcones de algunos ayuntamientos. En un acto político, Torra llamó a manchar de amarillo Cataluña y, lejos de poner el freno, dice que es momento de ir hacia delante.

"No hay zigzags en el camino hacia la independencia, hay una línea recta que seguir con todas las consecuencias, democráticamente, pero todas las consecuencias", aseguró Torra en Sabadell.

Artadi señala a la Junta Electoral como el causante de la polémica. "Podríamos habernos ahorrado la polémica si la Junta Electoral no decidiera que hay colores que están bien y colores que no están bien, que haya palabras como 'democracia' que no son propias de un periodo electoral", ha respondido en Ara.

PP y Ciudadanos culpan al Gobierno de la situación. "Toda la atención es para las CCAA que incumplen, chantajean y se burlan", ha denunciado Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia". "Es indecente ver a Sánchez ante la gente que viola nuestros derechos cada día del año", ha destacado Inés Arrimadas, líder de Ciudadanos en Cataluña. Aspiran a construir una alternativa a Pedro Sánchez.