La jornada de las Elecciones de Cataluña 2021 ha comenzado esta mañana a las 9.00 horas, y se prolongará hasta las 20.00. Ese momento está marcado como el cierre de la votación y da paso al comienzo del escrutinio, previa introducción en las urnas de los votos llegados por correo por parte del presidente de la mesa.

El escrutinio se realiza inmediatamente después del cierre de mesas, según recoge la Ley Orgánica de Régimen Electoral de 1985, que rige actualmente en la comunidad de Cataluña por no poseer ley electoral propia. El proceso se realiza extrayendo los sobres uno a uno de la urna, siendo el presidente de la mesa el encargado de leer en voz alta la candidatura elegida. El escrutinio es público y no puede ser suspendido, a no ser que se den causas de fuerza mayor.

Además de este escrutinio público, el calendario de electoral publicado por el Parlament prevé el escrutinio de la Junta Electoral Provincial desde el 17 hasta el 20 de febrero. Los resultados oficiales se publicarán posteriormente, en el Diario Oficial de la Generalitat de Cataluña, a partir del 21 de febrero. En cuanto a la Constitución del Parlament, ésta se producirá en los 20 días siguientes (laborables de lunes a viernes) a la fecha de las elecciones.

El 'efecto Illa', a prueba

Las elecciones de 2021, marcadas por la pandemia de coronavirus, determinarán cómo se conforma el nuevo parlamento catalán. Para afrontar estos comicios, las formaciones políticas han movido ficha, aunque ninguna de manera tan llamativa como el PSC. Los socialistas catalanes estarán representados por Salvador Illa, exministro de Sanidad y rostro visible de la gestión de la pandemia durante el último año. La apuesta de Pedro Sánchez ha provocado un efecto dominó en el Gobierno, que ha acabado con Miquel Iceta, anterior líder de los socialistas catalanes, en el Ministerio de Política Territorial.

El conocido como 'efecto Illa' pondrá a prueba la fuerza de los partidos soberanistas catalanes. Las últimas encuestas dan como ganador al exministro, que superaría así a la candidatura de Pere Aragonés por ERC, hasta hace poco favorita en las encuestas. La formación independentista también habría superado en intención de voto a JxCat, liderado en esta ocasión por Laura Borràs.

Todavía en el ala soberanista, la CUP, encabezada por Dolors Sabater, podría aumentar su representación. PdeCat, cuya candidata es Àngels Chacón, no se presentará junto a JxCat como en 2017, lo que podría resultar en su desaparición del Parlament.

Una de las formaciones que podrían asociarse con el PSC en caso de ganar las elecciones es En Comú-Podem. La confluencia está liderada por Jéssica Albiach, que ganó las primarias de la formación con el apoyo de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y su apoyo podría determinar la formación del nuevo gobierno catalán.

La pugna en la derecha

Ciutadans afronta estas elecciones sabiendo que perderá gran parte de su electorado. La formación naranja, que encabeza Carlos Carrizosa y que hasta ahora era la que tenía mayor representación en el Parlament, podría quedarse por debajo del 10% de los votos, perdiendo más de la mitad de los escaños que obtuvo en 2017.

La pelea en la derecha se dirime entre el PP y Vox. La primera formación, representada por Alejandro Fernández, se enfrenta por primera vez a la de Santiago Abascal en Cataluña. Las encuestas pronostican que los populares se verán superados por la candidatura de Ignacio Garriga, conocido por haber defendido la moción de censura contra Pedro Sánchez el pasado mes de octubre.