"Hola. Soy médico epidemiólogo. Trabajo en salud pública. En Madrid. No tengo ni idea de qué narices está pasando ahora, qué restricciones aplican, cuándo, cómo ni por qué. ¿Cómo pretenden que se entere la población?".

Con este desolador tuit resumía hace unos días Javier del Águila su desconcierto ante la situación en la Comunidad de Madrid y el pulso entre los Gobiernos autonómico y central por las restricciones para frenar el coronavirus.

Un mensaje de incertidumbre con el que muchos usuarios se han sentido identificados, volviéndose viral en poco tiempo, y que, este viernes, tras el recurso del Ejecutivo regional y a tan solo unas horas para que las medidas entrasen en vigor, aún coleaba, al igual que las dudas de los madrileños.

 

"Me preocupa el desconcierto que genera este tema de las medidas", reconoce a laSexta este médico residente, que estuvo colaborando con el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) -la unidad que dirige Fernando Simón- durante la primera oleada de la pandemia.

"No sabemos si realmente se va a implementar o no, si se va a recurrir, lo que hoy dicen en 24 horas deja de tener validez... eso a la gente la confunde y hace que al final no sepa exactamente a qué tiene que atenerse", alerta.

Una incertidumbre que, asegura, se une al "miedo" de la población ante una situación epidemiológica "preocupante, cuanto menos". "Puede llevar a que muchas veces no se cumplan del todo estas medidas o no sean todo lo eficaces que podrían llegar a ser. Es un bucle", lamenta.

¿Llegamos tarde?

Hace ya unos días, este médico residente advertía, también a través de las redes sociales, de que "es posible que hayamos perdido el tren de las medidas suaves y a tiempo, pero aún tenemos tiempo de no tenernos que encerrar un mes entero en nuestras casas".

Las restricciones que se están tomando ahora en Madrid, sostiene, "son medidas que quizá hubieran tenido algo más de sentido en septiembre, cuando la curva estaba empezando a crecer, cuando los sanitarios avisaban de que las UCI se estaban empezando a llenar, cuando hemos visto que en el gimnasio del Hospital de la Paz se empezaban a acumular pacientes esperando".

Con la situación actual, advierte, una medida "más ligera" tardará más en hacer efecto. "A lo mejor conseguimos dejar de crecer, pero tampoco terminamos de decrecer", vaticina el epidemiólogo, que actualmente colabora en el Centro Nacional de Epidemiología.

No puede ser que se convierta en una pugna con la salud de la ciudadanía como arma arrojadiza"

Javier del Águila, sobre las medidas en Madrid

Además, reprocha que durante el verano se podría haber dedicado más recursos al rastreo y menos a otras medidas más 'vistosas' pero menos eficaces, como la campaña de test masivos o las pruebas a profesores realizadas en la Comunidad de Madrid. Decisiones, apunta, que "pueden venir a veces más motivadas por comunicación, por gabinetes, que por lo que los propios técnicos recomiendan".

A minutos de que la ciudad de Madrid y otros nueve municipios queden cerrados perimetralmente, concluye que lo más importante es recordar que quien recibe estos mensajes es la ciudadanía: "Es a quien tenemos que proteger. No puede ser que se convierta en una pugna con la salud de la ciudadanía como arma arrojadiza".