El Ministerio de Sanidad ha sumado a los datos oficiales que reflejan la evolución de la pandemia de coronavirus 79.686 nuevos contagios de COVID-19 producidos durante el fin de semana, de los cuales 5.026 han sido notificados en el último día. Los fallecidos por el virus desde el viernes ascienden a 762.

La incidencia acumulada (IA) es todavía elevada y se sitúa en los 865 casos de coronavirus por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días. Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, ha destacado que este dato supone 25 puntos menos que el registrado el pasado viernes, y cree que "es un dato esperanzador".

No obstante, todavía hay siete comunidades autónomas que siguen por encima de los 1.000 casos de IA: Comunidad Valenciana, Castilla y León, La Rioja, Castilla La Mancha, Murcia, Melilla y Extremadura.

A pesar de este leve descenso, la presión en las UCI sigue en aumento superando ya el 45%. También hay siete regiones con ocupación de pacientes de coronavirus en camas UCI a más del 50%, cifras que "no son compatibles con el funcionamiento de los hospitales", según Simón. En total, hay 1.219 nuevas personas con coronavirus en los hospitales del país, y como ha advertido el portavoz de Sanidad, "nos quedan semanas para conseguir que las UCI no se saturen".

Desde el inicio de la pandemia, en España han fallecido 59.081 personas a causa del coronavirus y un total de 2.822.805 se han contagiado de la enfermedad, confirmadas por prueba PCR. Ahora, dice Simón, "la evolución de la epidemia va en la buena dirección".

Madrid relajará las restricciones

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha informado este lunes de que, a partir del próximo viernes, se amplía a seis el número de personas que pueden sentarse juntas en una terraza. El vicepresidente de la región, Ignacio Aguado, ya advertía que su Gobierno no aplicaría nuevas restricciones, sino que las relajaría en cuanto fuese posible: "Pensamos que más restricciones no supone automáticamente un beneficio para la salud de las personas", ha defendido el de Ciudadanos.

Lo cierto es que esta postura no ha gustado a otros líderes autonómicos. Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha, ha criticado a Madrid por "presumir" de ser menos restrictiva, al tiempo que ha considerado que "no sirve de mucho que algunos nos esforcemos con medidas restrictivas si otros presumen de ser menos restrictivos, de manera que cuando se abra la barrera, nos volvamos todos a complicar la vida".

García-Page no es el único que parece no estar de acuerdo con al estrategia madrileña. En una entrevista con 'La Voz de Galicia', el 'popular' Alberto Núñez Feijóo ha explicado que él se sentiría irresponsable si en mitad de la tercera ola no endureciese las medidas: "Madrid ha optado por una decisión por la que yo no me sentiría responsable si la tuviese que aplicar en Galicia y, por tanto, he optado por otra", ha aclarado al medio local.