Tras su destitución, Cayetana Alvarez de Toledo insinuó que Pablo Casado podría acercar posturas con el Gobierno para los próximos Presupuestos Generales. Sin embargo, el líder del Partido Popular ha cerrado la puerta a cualquier pacto con Pedro Sánchez.

Lejos de acercar posturas, Casado ha insistido en que "no hay pacto posible con quienes piden la abdicación del rey, la independencia de Cataluña y el blanqueamiento de los batasunos". "No podemos formar parte de la gobernabilidad de Sánchez", zanja el 'popular'.

En la Junta Directiva Nacional del PP, donde se han oficializado los nuevos nombramientos de la formación, Casado ha marcado la nueva hoja de ruta tras los cambios, señalando que son la alternativa y no los sustitutos. "No somos un mero recambio de Podemos, no somos una muleta sustitutoria si a alguien le vale el PP como repuesto de los que se declaran comunista y otros socios nacionalistas, no merece el apoyo del PP", ha defendido frente a los suyos.

No obstante, Casado si tiende la mano para hacer frente a la pandemia de coronavirus, pues, cree que "España no puede permitirse un segundo cierre de la economía. Sería la puntilla para el empleo y el Estado de Bienestar".

También ha remarcado que el Gobierno Sánchez sufre una "crisis institucional" y de "reputación" por la imputación de Podemos, "el partido del vicepresidente de Sánchez".

"Arremete irresponsablemente contra el poder judicial para intentar encontrar una imposible columna de humo", ha criticado el presidente del PP, haciendo referencia a Pablo Iglesias.

Férrea defensa a la monarquía

Además, en su discurso el presidente del partido ha instado a los miembros de su formación a defender la monarquía.

"Os pido que todos en el partido le defendamos, no solo porque es nuestro rey, el que quisimos todos los españoles con la presentación parlamentaria de la soberanía nacional", ha señalado.

Con la oficialización de los cambios del partido en la junta directiva de este jueves, empieza el nuevo PP de Pablo Casado.