Aunque faltan semanas para que arranque de oficialmente la carrera electoral, los partidos ya están en precampaña y, con ella, se endurecen los reproches cruzados entre los líderes del PSOE y Unidas Podemos, que se responsabilizan mutuamente de la falta de acuerdo que ha desembocado en las que serán las cuartas elecciones generales en apenas cuatro años.

El jueves por la noche, Pedro Sánchez admitía durante su entrevista con Antonio García Ferreras que, de haber aceptado las condiciones de Unidas Podemos para un gobierno de coalición, "sería un presidente del Gobierno que no dormiría por las noches", como puedes ver en este vídeo:

Unas palabras que no sentaron nada bien en la formación morada. El que hubiera sido su socio de gobierno, Pablo Iglesias, le respondía tajante este viernes: "Puede cambiar el colchón de Moncloa las veces que quiera, pero no faltar el respeto a la gente de este país", arremetió, como puedes ver en el vídeo más abajo.

El líder de Unidas Podemos, además, acusó al presidente en funciones de mentirle. "Me mintió, me dijo antes y después de las elecciones generales que haríamos un gobierno de coalición y yo confié en él", ha aseverado Iglesias, "si cometí un error fue confiar en su palabra". Asimismo, ha sugerido que el líder socialista no le quería en su gabinete porque se siente más cómodo si no hay nadie que le haga sombra y necesita "acaparar todo el poder para dormir tranquilo".

Un enfado que su partido también ha dejado patente a través de Twitter, con un mensaje en el que aludía al 'insomnio' de Sánchez y en el que afirmaba: "Nos siguen quitando el sueño la precariedad, los desahucios, la deuda del rescate bancario o la corrupción endémica del bipartidismo".

 

Por su parte, la ministra portavoz, Isabel Celaá, ha defendido que Sánchez no se equivocó al emplear esos duros términos para referirse a la frustrada coalición con Unidas Podemos. Preguntada varias veces por esta cuestión en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Celaá ha remarcado que "todo el mundo sabe lo que quiso decir el presidente" cuando dijo que "ni yo dormiría tranquilo ni tampoco el 95% de los ciudadanos, entre ellos votantes de Podemos".

Asimismo, ha respondido a las acusaciones de Iglesias, asegurando que el presidente "en absoluto mintió" cuando le ofreció un "gobierno de colaboración".

Ataques de otras formaciones

El malestar por las declaraciones de Sánchez no se ha limitado a Unidas Podemos. Ciudadanos ha decidido llevar al Congreso su "asombro" por las palabras del presidente en funciones y ha registrado varias preguntas, entre ellas si "piensa que la presidenta de Navarra duerme bien por las noches con Otegi como socio" en alusión a la socialista María Chivite, que gobierna con Geroa Bai y Podemos en Navarra, donde pudo ser investida gracias a la abstención de EH Bildu.

En similar sentido se ha pronunciado el presidente del PP, Pablo Casado, que ha deslizado que él no podría dormir tranquilo si hubiera pactado con Bildu, como puedes ver en el vídeo que acompaña estas líneas. Asimismo, ha defendido que su formación puede estar satisfecha porque ha hecho su trabajo y ha descubierto a un presidente del Gobierno que no quería "gobernar" y que "ha disfrutado" en funciones.

La expresión empleada por Sánchez ha sido lo más comentado de la jornada política de este viernes. Incluso la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se ha hecho eco de sus palabras, recuperando un tuit del propio presidente del año 2011, en el que escribió, literalmente, "A dormir". "Quienes hemos hecho los deberes y hemos pactado gobiernos podemos ir a dormir. Pedro Sánchez no", sentenció la edil barcelonesa.