Con esta ambigüedad controlada, la Fiscalía sospecha que el chivatazo a Ignacio González se lo dio el secretario de Estado de Seguridad: "Que evidenció el interés de todos ellos por conocer quién estaba al frente del Cuerpo Nacional de Policía vinculado a los problemas de Ignacio González por la presunta investigación "chivada" del secretario de Estado de Seguridad".

Se refiere así en un escrito en el que se opone a la puesta en libertad del expresidente madrileño, a la reunión que mantuvieron los hermanos González, dos días antes de que Pablo González se viera con José Antonio Nieto en el Ministerio del Interior: "Auto recurrido valora la gravedad de la comunicación con el secretario de Estado de Seguridad por lo que ello puede implicar".

Este martes, el mismo Nieto no ha querido aclarar a los micrófonos de laSexta lo que apunta la Fiscalía. Durante su comparecencia en el Congreso de los Diputados, el secretario de Estado negó haber facilitado a González cualquier información: "Ni conocía ni debía conocerla, ¿Qué podía contarle yo a este o a otro señor?".

Por el contrario, la Fiscalía refleja que Ignacio González reconoció tras su detención, que contactó con alguna persona del Ministerio de Justicia, fiscal o de Judicatura para conocer el estado de sus casos.

Otro de los argumentos a los que se acogen para oponerse a la libertad de González es la ingente cantidad de fondos públicos que aun los investigadores no tienen controlados por estar oculto tras sociedades en paraísos fiscales. Hecho que según la Fiscalía le podría llevar a huir de la Justicia.