En Estados Unidos, el 'impeachment' se cierne sobre Donald Trump. El Congreso lanzará el proceso de destitución si se prueba que Trump presionó y coaccionó telefónicamente al presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, para que se investigaran allí las inversiones del hijo del precandidato presidencial demócrata Joe Biden.

El único fin habría sido el de perjudicar la campaña del exvicepresidente para las elecciones del 2020.

Trump niega las presiones a Ucrania y asegura que la conversación con Zelenski fue "perfectamente correcta y rutinaria".

 

"Los medios de comunicación con noticias falsas y su socio, el Partido Demócrata, quieren mantenerse lo más alejados posible de la petición de Joe Biden para exigir al Gobierno ucraniano que despida a un fiscal que estaba investigando a su hijo o no se les daría una gran cantidad de dinero de Estados Unidos", se defendió el mandatario en su cuenta de Twitter.

En una segunda publicación, Trump explicaba que estos mismos medios "han fabricado una historia sobre mí y una conversación perfectamente correcta y rutinaria que tuve con el presidente ucraniano".