Dos trabajadores del palacio de Buckingham han anunciado la muerte del Duque de Edimburgo colgando una tablilla en la entrada en la que se informaba del fallecimiento, tal y como manda la tradición.

Los medios británicos se han vestido de negro para dar la noticia, al igual que el primer ministro Boris Johnson, quien ha declarado que los ciudadanos están "de luto". Las condolencias por la muerte también se han visto en los edificios más emblemáticos, mientras que una bandera a media asta ondea en el Palacio de Buckingham.

Precisamente, hasta el Palacio se han acercado cientos de ciudadanos, pese a las restricciones por la pandemia de coronavirus, para despedir al eterno consorte que nunca recibió el título del rey. "Él siempre estaba al lado de la reina", ha expresado una niña.

Así, mayores y niños han recordado al hombre que acercó la realeza a la ciudadanía y al que perdonaban sus salidas de tono: a Obama, por ejemplo, le preguntó si era capaz de diferenciar a los líderes mundiales, tal y como puedes ver en el vídeo, y a unos aborígenes en Australia si seguían tirando lanzas.

Ahora los tabloides despiden con cariño a Felipe de Edimburgo y se preguntan si a su íntimo funeral acudirán Harry y Meghan. Por el momento, ambos le han recordado con este mensaje: "Gracias por tu servicio; te echaremos de menos".