Cientos de miles de personas se han manifestado este domingo en más de 100 ciudades polacas a favor de la Unión Europea y contra un "Polexit", tras la polémica sentencia del Tribunal Constitucional del país que dictaminó que su Constitución está por encima de los Tratados, poniendo en peligro su permanencia en la UE.

Las marchas, convocadas por la oposición, dibujaron un paisaje de ciudadanos desfilando con velas encendidas, cantando el himno polaco y la Oda a la Alegría o himno europeo, como sonido de fondo.

La cita más multitudinaria, con decenas de miles de personas, se ha dado en la Plaza del Castillo de Varsovia, el corazón histórico de la capital polaca, para mostrar su apoyo a la UE y siguiendo la llamada lanzada el pasado jueves por el líder de la oposición y expresidente del Consejo Europeo, Donald Tusk.

Escenas parecidas se han producido en prácticamente todas las principales ciudades del país, donde se han convocado concentraciones entre las 15 y las 18 horas, con asistencia de diputados, senadores y personalidades de la vida política de prácticamente todas las facciones opositoras.

En Varsovia, Tusk se ha dirigido a la multitud para "dar la alarma en este punto de inflexión crítico" en el que, ha dicho, "un grupo de personas vestidas con ropa de juez, han violado la Constitución polaca por orden del presidente del partido gobernante, para sacar a nuestra patria de la Unión Europea".

Tusk, que fue presidente del Gobierno durante dos legislaturas, hizo ya un llamamiento en defensa de "la Polonia europea" el pasado jueves, cuando el Constitucional polaco sentenció que parte del tratado de adhesión a la UE es "inconstitucional" y por tanto la ley comunitaria europea está supeditada a la legislación nacional polaca.

Pulso entre Varsovia y Bruselas

Desde el polémico fallo del TC polaco del pasado jueves, ha crecido el temor a que la confrontación con las instituciones europeas pueda conducir a la salida de Polonia de la UE.

En los últimos días, se han sucedido las declaraciones del Gobierno polaco reafirmando la preeminencia de la legislación nacional, al tiempo que se ha negado la intención de dejar la UE.

El primer ministro, Mateusz Morawiecki, del partido gubernamental, el ultraconservador Ley y Justicia (PiS), aseguró que "el lugar de Polonia está y estará en la familia europea de naciones", pero enfatizó que "el Derecho constitucional es superior a cualquier otra fuente de Derecho".