El Orgullo recorre las calles de Washington, uno año más, miles de personas salen a revindicar los derechos del colectivo LGTBI.

En medio del ambiente festivo, un ruido desencadena el caos. Los asistentes tiran las vallas abajo y salen corriendo en estampida. El pánico se desata en las calles de la capital estadounidense.

La Policía recibe un aviso alertando de que hay un hombre con un arma. Varias personas aseguran haber escuchado disparos, pero tras investigarlo, las autoridades aseguran que se trata de una falsa alarma.

La alcaldesa de Washington llamaba a la calma a través de Twitter: "La Policía me ha informado sobre la situación en el Orgullo. Por favor, difundid el mensaje, no hay ningún tirador".

 

La Policía descarta que se produjeran disparos, aunque han detenido a un hombre que llevaba un arma de fuego.

Debido al tumulto, siete personas han sido trasladadas a hospitales con heridas leves.