Joe Biden ha ganado las elecciones en Estados Unidos. El candidato demócrata se convierte así en presidente electo tras imponerse a Donald Trump. Y lo ha hecho, nada más y nada menos, habiendo sumado finalmente los votos electorales del estado de Pensilvania. Decimos esto porque, ironías de la vida, se trata de un estado al que el magnate republicano, y ya expresidente de EEUU, parece tenerle gran apego y que se la ha 'jugado'.

No son pocas las personas que se han fijado en la foto de cabecera que tiene Donald Trump en su cuenta personal de Twitter. Haciendo 'click' en ella para ampliarla, se puede ver un evento electoral lleno de banderas de Estados Unidos, una masa de gente festejando otrora el nombramiento de Trump como líder republicano y un cartel de lo más curioso: 'Pennsylvania welcomes president Donald J. Trump!'.

Esto es: ¡Pensilvania da la bienvenida al presidente Donald J. Trump! Es el mismo estado que, cuatro años después, ha provocado la derrota del republicano, que desde la celebración de las elecciones en el país estadounidense no ha cesado de lanzar acusaciones sobre un supuesto fraude electoral que habría beneficiado a Joe Biden. Aunque son muchas las autoridades e incluso miembros de su partido que han señalado la falsedad de sus afirmaciones, él sigue insistiendo.

Y, precisamente, esa persistencia le ha jugado otra mala pasada. Porque una hora antes de que se hiciera oficial la victoria de Biden como nuevo presidente de EEUU, el propio Trump había publicado en Twitter el siguiente mensaje: "I WON THIS ELECTION, BY A LOT! (¡Gané estas elecciones, por mucho!)". Un mensaje que, tras el triunfo electoral de Biden, no ha dejado de ser compartido en redes sociales, y que ya ha superado el millón de retuits.