Elena, nombre ficticio para ocultar su verdadera identidad, ha narrado cómo varios soldados rusos la violaron en su propia casa durante 13 horas. Así lo ha afirmado ante una reportera de la agencia AFP, a quien ha explicado con detalles y entre lágrimas cómo sucedieron los hechos.

"Fui a una tienda de comestibles. Estaba parada en la fila. Detrás de mí enteraron algunos rusos y comenzaron a hablar con los lugareños. De qué hablaron... no lo sé. Uno de ellos me señaló y dijo 'ella es 'banderovka'", ha indicado. Un termino que, ha explicado, se utiliza para señalar a los fascistas.

Después, y tras escucharles afirmar que la guerra había comenzado por personas como ella, trató de huir de la tienda. Apenas le dio tiempo a llegar a casa. "Entraron por la puerta detrás de mí. No tuve tiempo de coger el teléfono. En silencio me empujaron sobre la cama, me aplastaron con la ametralladora, me desnudaron", ha explicado a AFP.

Las violaciones, ha asegurado, comenzaron sobre las 15:00 horas y terminaron a las 4:00 de la madrugada. "Casi no hablaban entre ellos. Solo me insultaron un par de veces. Me llamaron un término despectivo contra los campesinos. Luego simplemente decían 'ahora es tu turno' el uno al otro. Fue repugnante. Muy repugnante. No quiero vivir", ha lamentado sin poder retener su dolor en una estación de autobuses de Zaporiyia.

Estos duros relatos de guerra se escuchan en diversos puntos de Ucrania. Uno de los últimos desgarradores testimonios que hemos conocido ha sido el de una anciana de Bucha, que ha explicado a los medios cómo los militares rusos "violaban a niñas menores de edad, de ocho y diez años, y las mataban delante de los ojos de sus madres".