Marc Márquez se ha operado por tercera vez su húmero tras la fractura que sufrió en el GP de Jerez. El campeón, piloto de Honda, no volverá a correr según las primeras estimaciones en mayo de 2021, pero antes incluso de la intervención habló con DAZN para mostrarse más sincero que nunca sobre sus dos cirugías.

"La vuelta fue precipitada. Se me rompió la placa al abrir una puerta de mi jardín, pero no fue realmente ahí. Fue por el estrés que se generó en Jerez", afirma Márquez.

Y es que Marc ha aprendido alguna que otra lección con lo sucedido: "Los pilotos no vemos el riesgo, es una virtud y un defecto. Nos tienen que hacer verlo. Tras la primera operación pregunté cuándo podía volver a correr, y el doctor debe ser realista y saber frenar".

"Fui a Jerez con tranquilidad, me dijeron que todo estaba bien. Si me dicen que la placa se puede romper yo no me subo a una moto en Jerez a 300 km/h", cuenta el ilerdense.

Ahora va a ser mucho más cauto: "Hasta que no esté al cien por cien no voy a volver. Los tiempos que marcan los médicos es que se llega al comienzo de la temporada".

"No me ha preocupado nunca el volver y no ser el mismo. Estoy esperando a estar curado por completo, no quiero estar condicionado por el brazo. He de estar listo y con todo preparado", dice Márquez.

Eso sí, Marc tiene ganas de regresar: "Quiero ver qué está pasando, incluso en una misma pista, de una semana a otra, todo cambiaba".

Para finalizar, habló de Joan Mir, actual campeón de MotoGP: "Ha sido el más regular y es un campeón del mundo merecido. Sin hacer nada del otro mundo se ha llegado el título. En 2021 las motos serán las mismas, y todo dependerá de uno mismo. Mir peleará por el Mundial, tiene talento. Pero intentaré quitarle el título".

Te puedo interesar

Joan Mir estalla contra los que le restan mérito a su Mundial por la ausencia de Marc Márquez

La felicitación de Marc Márquez a Joan Mir tras ganar el Mundial de MotoGP

El monumental cabreo de Marc Márquez tras la sanción a Yamaha