Finalmente Romain Grosjean ha recibido el alta médica y ha podido salir del hospital en el que estaba desde el domingo tras el terrible accidente que sufrió nada más empezar la carrera.

El equipo de Haas confirmaba que el francés volvía a su casa y que aunque todavía no se ha recuperado de sus quemaduras, seguirá tratándoselas de forma privada.

"El piloto de Haas Romain Grosjean ha recibido el alta del Hospital de las Fuerzas de Defensa de Baréin a las 10:30 hora local este miércoles. Grosjean pasó tres noches en el hospital tras su accidente del domingo en el Gran Premio de Baréin. Grosjean seguirá con tratamiento privado para las quemaduras que sufrió en sus manos y permanecerá en Baréin de momento. En representación de Romain Grosjean y de todo el equipo Haas, queremos dar las gracias a todos los que le han ayudado en el Hospital de las Fuerzas de Defensa de Baréin", reza el comunicado.

 

Por parte del piloto, ha confesado que casi llora de alegría tras saber que por fin podía usar de nuevo sus manos, con cuidado pero ya no necesitaba el vendaje completo: "Mi mano derecha esta mañana. La felicidad que tuve cuando me dijeron que ya no necesitaba el vendaje completo y que podía usar mi dedo fue enorme. Casi lloro. Una victoria en mi camino hacia la recuperación".

 

Qué sintió en el momento del accidente

Grosjean ha sorprendido en sus redes sociales al publicar él mismo las imágenes del accidente mientras reflexionaba sobre lo que sintió en ese momento.

"Este vídeo es increíble. Mirad la profesionalidad de los bomberos, intentando alejar el fuego de mí. Mirad cómo actúa y se involucra Ian Roberts. Le dije que él era un héroe, se metió en el fuego todo lo que pudo para salvarme", comenzaba explicando el piloto francés.

"Al final éste fue el momento en el que me di cuenta de que iba a vivir, cuando saqué mi cuerpo del chasis. Sí, me quemé. Sí, fue doloroso, pero no es nada en comparación con el alivio que sentí tan pronto como cuando pude levantarme. Sentí que las manos de Ian me empujaban a través de la barrera y sabía que estaba a salvo, ha continuado.

"Recuerdo cada segundo, la vida ya no será la misma, estoy seguro de que será mejor. Me encontré con la muerte y es la peor sensación que he tenido nunca. Pero estoy vivo y aprovecharé cada segundo de la vida y cada pequeña victoria mejor desde ahora. Gracias, Romain", zanjaba Romain.

Ahora tiene un par de semanas para recuperarse e intentar llegar a Abu Dabi, quiere correr no solo la última carrera de la temporada, sino su última carrera con Haas y en Fórmula 1, al menos de cara a 2021, ya que no tiene equipo para la próxima temporada.

"Quiero terminar mi historia en F1 de manera diferente. El Romain Grosjean nunca habría dicho eso, pero si corro en Abu Dabi, estaré feliz incluso aunque termine 20º. Aunque es complicado para los que están cerca de mí, es una necesidad para mí volver a subirme a un coche de Fórmula 1, ver dónde estoy y si puedo seguir pilotando", aseguró para la cadena francesa 'LCI'.